Tiempo de lectura: 4' 6'' No. de palabras: 618

A través de la subasta inversa corporativa que lleva adelante el Instituto de Compras Públicas (Incop) se busca conocer las necesidades reales de medicamentos de Ecuador.

El propio listado de los 524 ítems de fármacos de esta subasta es el resultado de la estimación del personal de cada una de las 600 unidades médicas, que forman parte del Ministerio de Salud, del IESS, del Issfa y del Isspol.

José Avilés, representante del Ministerio de Salud para la subasta, añade que el listado de fármacos se hizo en 2010, pues la compra corporativa estaba prevista que se realice en enero del 2011.

La actualización del Cuadro Nacional de Medicamentos Básicos, cuya octava versión se publicó en febrero pasado, retrasó el proceso. Las autoridades prefirieron esperar para que los nuevos medicamentos del cuadro básico también ingresaran en la subasta.

Se añadieron 34 fármacos para tratar enfermedades que modifican el cuadro epidemiológico del Ecuador, como el VIH o la prevalencia del Helicobacter Pylori.

Aunque no se inscribieron nuevos y se mantuvo el listado anterior. “Decidimos mantener los medicamentos que son comunes del cuadro básico 7 y 8, y dejar que las entidades, de acuerdo con sus necesidades, adquieran los nuevos medicamentos a través de una compra directa”, dijo Avilés.

En otras palabras, la subasta inversa corporativa, que está en proceso, no será el instrumento único para abastecer de medicamentos a las entidades públicas de salud durante dos años.

Por un lado están las compras directas que se harán para adquirir los nuevos fármacos del Cuadro de Medicamentos Básicos, y por otro lado están las negociaciones que se harán para conseguir ofertas en los procesos desiertos.

El Incop aún no revela la cantidad de procesos desiertos dentro de esta compra masiva.

Sin embargo, durante la apertura de las ofertas que se realizó el martes pasado, en dos mesas hubo una veintena de procesos para los cuales no hubo ofertas.

Juana Ramos, directora de la Cámara de Industriales Farmacéuticas Ecuatorianas, comentó que en la subasta de medicamentos del IESS, que se hizo en el 2009, hubo unos 80 productos que se quedaron sin ofertas, de una cifra similar a la actual.

“(Los procesos) se quedan desiertos porque el precio referencial puede haber estado muy bajo y no había posibilidad de ofertar, porque las cantidades eran muy bajas, o porque no había capacidad de abastecimiento en ese momento”, añadió Ramos.

El Incop ahora está en el período de convalidación de errores. Hasta el lunes 3 de octubre los oferentes pueden corregir la documentación presentada.

Luego se sabrá exactamente cuántos procesos se quedaron desiertos y las pujas se harán los días 19, 20 y 21 de octubre.

Al final del proceso y de acuerdo a los pedidos que se hagan durante el primer año se tendrá una noción real de cuántos y de qué tipo de medicamentos se tiene necesidad en el sector público ecuatoriano.


El IESS prepara otra licitación

Ramiro González, presidente del directorio del IESS, dice que su compra dentro de la subasta corporativa de medicamentos (estimada en USD 1 100 millones), es de USD 220 millones. El IESS participa en la subasta con la experiencia adquirida en el 2009, cuando gastaron USD 500 millones en la compra de medicamentos necesarios para su red de salud.

González aseguró que hubo un ahorro de USD 120 millones y que ahora pasará algo similar. Aparte, las entidades del IESS tienen necesidad de comprar unos 80 productos más para tratar enfermedades catastróficas. La próxima semana se va a lanzar una licitación para este fin, aseguró González.

Califique
2
( votos)