Tiempo de lectura: 4' 54'' No. de palabras: 756

Una agenda desarticulada en la que se duplicaban las acciones no permitía que se den los cambios en el sector social, según Doris Soliz. Con este argumento la ministra coordinadora de Desarrollo Social inició la rendición de cuentas en la que participaron tres ministros, una viceministra y tres secretarios del sector.

La funcionaria destacó que el país logró algunos objetivos del milenio antes de que se cumpla el plazo establecido por la ONU, que es 2015. Entre los logros: la erradicación de la pobreza, que ha disminuido en 9 puntos desde el 2006, y la reducción del trabajo infantil en 12 puntos.

En el 2011, el presupuesto del Ministerio Coordinador de lo Social y todos los ministerios del sector social fue de USD 6415,4 millones.

Carina Vance, ministra de Salud, recordó que en el 2006 el presupuesto para este sector fue de USD 561 millones y que en el 2012 es de USD 1774 millones, que representa el 6,8% del presupuesto general del Estado. De esos dijo que USD 477 millones se invirtieron en el mejoramiento de infraestructura, equipamiento, dotación de recursos humanos; USD 277 millones en gasto corriente y USD 340 millones en otros gastos.

Nelson Oviedo, coordinador interinstitucional del Cepar (Centro de Estudios de Población y Desarrollo Social), acudió a la mesa de trabajo del sector salud. Esta mesa se formó al concluir la rendición de cuentas y se quejó así: “me parece que la salud es un desastre, nunca ha habido un apoyo político tan grande, ni nunca el ministerio ha tenido tanta plata como ahora, pero no tienen capacidad de gestión por lo tanto no saben qué hacer”.

Pese a la crisis hospitalaria en el 2011, Vance mencionó que se ha fortalecido el Sistema de Red Integrada. “Estamos trabajando con todas las instituciones –MSP, Issfa, Ispol e IESS- para hacer las historias clínicas digitalizadas en un sistema automatizado”. No precisó cuándo se terminará de implementar el sistema pero destacó que nueve hospitales a nivel nacional ya desarrollan esa transición.

Manuel Chiriboga, investigador del Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, cree que a pesar del aumento de la inversión en el sector social, aún Ecuador es uno de los que invierte menos en la región.

Entre los avances en Educación, la viceministra Susana Franco destacó que el acceso al bachillerato, desde el 2006, aumentó en un 15,5%, y que se han capacitado 65000 maestros en diferentes cursos de profesionalización.

Sobre los problemas ocasionados por el invierno en las aulas, Franco dijo que se está trabajando en la construcción y reparación de las aulas afectadas y recordó que se llevan a cabo procesos de capacitación para maestros en gestión de riesgos.

Édgar Isch, investigador en educación, resalta el aumento del acceso a la educación pero critica que el sistema siga trabajando “con una reforma curricular apenas actualizada en su contenido, que no tiene una fundamentación plenamente clara”. Agrega que el mayor déficit es la calidad.

Rosa Aguirre, profesora de literatura en la escuela Paulo Sexto, destacó la entrega de textos escolares de primero a décimo de básica pero dijo que en el tema de capacitación de maestros, se debía mejorar el acceso a los cursos.

La ministra Ximena Ponce, ministra de Inclusión Social, destacó el aumento de la cobertura del Bono de Desarrollo Humano (BDH) y de las pensiones para personas con discapacidad y adultos mayores que suman 1854054.

Chiriboga cree que a pesar de que se ha logrado implementar la corresponsabilidad para los beneficiarios del BDH, falta fortalecer este aspecto. “Me da la impresión que no hay una sinergia entre esta transferencia y las políticas sociales”.

Sobre el control en los centros infantiles, la ministra Ponce respondió –vía Twitter- que hasta hoy el 100% de los Centros Infantiles del Buen Vivir (CIBV) debían ser revisados y que hasta el 7 de abril los privados tienen plazo para registrarse. Agregó que se implementará la línea 1800-200123para denuncias y que las coordinadoras técnicas de cada CIBV son también parte de este sistema de control.

Tras la rendición de cuentas, Erwin Jumbo, miembro del foro urbano Quito, se mostró insatisfecho porque hubiera querido que haya opción a preguntas. “Quisiera saber cómo se gastó el dinero, dónde no se gastó, qué objetivos tuvieron…”

Con él coincide Oviedo quien afirmó que fue “no puede llamarse rendición de cuentas, porque cada uno intervino un cuarto de hora para decir todo lo maravilloso que han hecho”.

Califique
2
( votos)