Tiempo de lectura: 3' 0'' No. de palabras: 470

Dormir mal durante el embarazo puede tener un impacto mayor de cuanto se pensaba hasta ahora, e influir en partos prematuros y bajo peso del bebé en el momento de nacer, según un reciente estudio australiano. Una investigación dirigida por el profesor de medicina Collin Sullivan, de la Universidad de Sídney, recomienda prestar más atención a los disturbios del sueño en este estado.

El estudio, descrito en la revista Sleep, se basó en controlar la respiración durante el sueño de 40 embarazadas y, al mismo tiempo, el movimiento de los fetos. La mitad de las mujeres sufrían de pre-eclampsia, una complicación que aparece en el 8% de los embarazos y que causa partos prematuros y bajo peso del recién nacido.

Las causas de este problema todavía no se determinaron con exactitud, pero se sabe que se desarrolla en el último período del embarazo y que eleva la presión arterial, con frecuencia a niveles peligrosamente altos. La investigación australiana se orientaba en especial al disturbio en el dormir que acompaña al cuadro descrito de preeclampsia.

Los expertos comprobaron que el grupo de mujeres que sufría de preeclampsia respiraba en modo anormal respecto de las 20 embarazadas de un grupo de control que no presentaba ese cuadro médico preocupante. Los fetos de las mujeres del primer grupo (las que tenían preeclampsia) eran mucho menos activos durante la noche comparados con los movimientos fetales en las embarazadas con gestación normal.

Esto llamó la atención de los especialistas, pues los movimientos del feto son un parámetro de la salud. Según Sullivan, la respiración desordenada de la embarazada probablemente reduce el flujo de sangre que llega al feto, el cual se protege reduciendo movimientos.

Los investigadores también controlaron a otras 10 mujeres que padecían preeclampsia durante dos noches seguidas. En la primera noche estas mujeres durmieron sin ningún tipo de ayuda médica, es decir, como lo hacían habitualmente, pero en la segunda se las apoyó con un aparato de asistencia respiratoria inventado por el propio Sullivan, llamado Continuous Positive Airway Pressure System (CPAP). Este sistema se usa para tratar la apnea durante el sueño mediante el flujo de aire a una presión constante en la mascarilla.

La apnea del sueño es un trastorno por el cual la persona que lo sufre hace una o más pausas en la respiración o tiene respiraciones superficiales mientras duerme. En consecuencia, el sueño tiene ‘mala calidad’. En la investigación con el grupo de las 10 embarazadas con preeclampsia, al hacerles usar el aparato que se emplea para mejorar la calidad del sueño en las personas con apnea, se observó que la actividad de sus fetos aumentó notablemente.

Califique
2
( votos)