Tiempo de lectura: 3' 30'' No. de palabras: 483

La industria farmacéutica ecuatoriana exige igualdad de condiciones para vender sus productos al Estado, a través de la subasta corporativa de medicamentos que está en marcha desde el 29 de agosto.

La queja de los industriales surge por la compra directa de medicamentos que hizo Ecuador a Cuba (más de 80 ítems de la subasta), sin la exigencia de registro sanitario, ni el requisito de fijación de precio de mercado.

Renato Carló, presidente de la Asociación de Laboratorios Farmacéuticos Ecuatorianos (ALFE), explica que ellos tienen que tramitar su registro sanitario y solicitar la fijación de precios de todos sus nuevos productos. Estos son requisitos para participar en la subasta de medicamentos.

La farmacéutica Kronos, por ejemplo, produce 190 productos que están en el Cuadro Nacional de Medicamentos Básicos, pero solo 60 tienen precio fijado. El resto están en espera de que el Consejo de Fijación y Revisión de Precios vuelva a calificar las solicitudes de las empresas.

El proceso se paró por la expedición del nuevo Reglamento de Fijación de Precios, que se promulgó el 1 de junio. Desde esa fecha, los representantes de las industrias nacionales, importadores y de gremios médicos dejaron de pertenecer al Consejo de Fijación de Precios.

Mario Rafael Ayala, vicepresidente de ALFE, cuenta que antes eran miembros con voz dentro del consejo y aunque no tenían voto participaban de todas las reuniones. El nuevo reglamento solamente prevé la inclusión de veedurías, pero éstas no se han conformado todavía.

Con el tema de la subasta de medicamentos, el Consejo decidió reabrir temporalmente el proceso de fijación de precios para que las empresas nacionales que habían incorporado nuevos productos a su ‘stock’ puedan participar en la subasta.

Entre el 5 y 9 de agosto pasados se recibieron 20 pedidos de 12 empresas farmacéuticas. El Consejo aprobó las solicitudes de Laboratorios Industriales Farmacéuticos Ecuatorianos (LIFE), de la Corporación Farmacéutica Medisumi, de Limerickpharma y de Hospimedikka.

Pero el gremio nacional se queja de los pocos días que duró ese proceso extraordinario y del uso de un instructivo que nadie sabe cómo fue elaborado.

imagen

“Pedimos la oportunidad de participar (en la subasta), exonerando el requisito de tener fijación de precios. Somos más competitivos que Cuba y otros países porque nuestros precios son más bajos, además, damos fuentes de trabajo aquí”, insiste Carló.

La industria farmacéutica da empleo a 3 500 personas, según las principales asociaciones. Son en torno a 30 laboratorios que fabrican los medicamentos, importando la materia prima desde la India y la China, principalmente.

“Para vender al Estado se pueden usar los precios referenciales de la subasta del IESS, que se hizo en febrero del 2010”, sugiere Ayala. “Ese puede ser el techo y a partir de eso nosotros podemos ir a la baja (en la subasta)”.

Califique
2
( votos)