Tiempo de lectura: 3' 26'' No. de palabras: 512

La cumbre de biodiversidad de Naciones Unidas de Hyderabad, India, entra hoy en su fase final y las organizaciones conservacionistas insisten, de cara a su finalización el viernes 19, en que no invertir ahora para salvar la naturaleza supondrá un gasto mayor en el futuro de devastación.

La ministra de Ecuador, Marcela Aguiñaga, participa en esta cita internacional.

En Japón, en 2010, los 193 países miembros de la convención adoptaron 20 objetivos para el 2020, destinados a reducir la pesca exagerada o crear áreas protegidas en tierra o en mar.

Pero aplazaron el asunto central del financiamiento necesario para alcanzar estas metas.

Los financiamientos públicos a favor de la biodiversidad se estiman entre USD 6 000 y 8 000 millones por año. Pero Romain Pirard, economista en el Instituto de Desarrollo Durable y de Relaciones Internacionales, apoyándose en un estudio del Fondo del Medio Ambiente Mundial (FEM), advirtió que podrían requerirse financiamientos anuales de “tres a ocho veces más” importantes para alcanzar los objetivos hasta el 2020.

Por su parte, Birdlife International publicó la semana pasada en la prestigiosa revista Science un artículo que señalaba que salvar la diversidad de la vida del planeta costaría USD 80 000 millones anuales.

Pese a ello, y a tres días del fin de esta reunión, “la situación sigue bloqueada en torno a los financiamientos”, dijo la diputada europea Verde Sandrine Bélier, una de los tres representantes del Parlamento europeo en Hyderabad. “La Unión Europea no logra tener una posición común, y por lo tanto calla”, afirmó.

“En cierta medida, la crisis financiera en muchos países tradicionalmente donadores tiene un impacto” sobre las discusiones, subrayó el director general del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Achim Steiner.

Esto mientras la biodiversidad sigue expuesta a riesgos. Un informe publicado en Hyderabad recordó la velocidad de la desaparición de las especies naturales: el 50% de las zonas húme-das (donde se cultivan hortalizas, pantanos, charcos, turberas) mundiales fueron destruidas desde hace un siglo, según este estudio del proyecto de investigación internacional TEEB.

Esta destrucción rápida, principalmente causada por el hombre, tiene consecuencias directas, debido a que esos medios húmedos suministran agua potable, la irrigación por la agricultura y una protección contra las inundaciones, dice el estudio.

En la conferencia, el Gobierno indio se comprometió a destinar USD 50 millones de dólares para reforzar las acciones a favor de la protección de la biodiversidad en ese país emergente.

“Ahora corresponde a los otros países anunciar compromisos y mostrar hasta qué punto son serios en el tema de la protección del planeta”, dijo en un boletín Lasse Gustavsson, responsable de la conservación de WWF.

Ecuador aprovechará para promocionar iniciativas como Socio Bosque, un programa que compensa económicamente a las familias a cambio de cuidar los bosques, como un mecanismo de conservación de la biodiversidad. Hasta el mes pasado, el Ministerio del Ambiente reportó un millón de hectáreas conservadas dentro del programa.

Califique
2
( votos)