Tiempo de lectura: 4' 0'' No. de palabras: 649

No existe el quimestre, chicas y chicos. De eso les estamos dando hoy fe. Suponemos que, tras los dolores de cabeza que les está causado esta nueva forma de evaluar en escuelas y colegios, estarán felices por esta noticia.

Pero no se hagan demasiadas ilusiones, pues el quimestre como actual sistema de evaluación sigue, lo que no existe en el diccionario de la Real Academia de la Lengua es el término.

Este asunto ya ha sido ventilado con anterioridad y ha sido un problema bastante antiguo en el Ecuador, aunque con los cambios educativos de puso de moda.

El lingüista e historiador Hernán Rodríguez Castelo lo corrobora y dice que hace más de 10 años ya se discutía la reforma educativa y algunos técnicos españoles dijeron que no se debía decir quimestre sino quinquemestre.

Pero los educadores ecuatorianos no lo aceptaron y mantuvieron el término erróneo. Al punto que hasta en el articulado del Reglamento de la nueva Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI) se incluye la palabra en mención. En algunos documentos oficiales en los cuales se habla sobre los aspectos que se consideran para el año lectivo 2012-2013 sí aparece la palabra quinquemestre.

Sin embargo, Rodríguez Castelo añade que una de las cosas que hace que una palabra sea admitida en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua es el uso, porque es una fuente por la cual la lengua se enriquece; de allí que, el uso ya muy extenso de una palabra en algún sector de América Latina hace que la Academia la acoja como un americanismo.

Entonces, como el uso de la palabra 'quimestre' es tan extendido, el lingüista cree que en algún rato la Academia tendrá que acogerla.

Además, 'qui' no es un prefijo para decir cinco, por eso la Academia no lo tiene entre sus palabras. El prefijo para cinco es 'quinque' y la Academia tiene en el diccionario quinquenal, quinquenio. 'Quinque' viene del latín. Aunque la palabra 'quinquemestre' tampoco consta en el Diccionario.

Rodríguez Castelo cree que, de pronto, el 'qui' es una contracción del 'quinque', pero por el momento tampoco está ni en el diccionario de la Real Academia de la Lengua ni en el Diccionario de Americanismos, así que si alguien quiere ser purista no debe admitir la palabra quimestre. No existe.

Pero insiste en que al término quimestre no hay que dejarlo de tomar en cuenta porque se está usando hace más de 10 años, menciona el especialista. Aparece en comunicados colegiales, libretas de notas, artículos periodísticos y, sobre todo, en las conversaciones sobre el tema. Entonces, sí existe.

El debate es viejo. De eso da cuenta Eduardo Flor, maestro de lengua y literatura del Colegio Luis Napoleón Dillon. Subraya que en 1990, en un congreso de docentes realizado en Guayaquil, se concluyó que el término adecuado era quinquemestre.

Utilizar uno u otro término ¿en qué nos afecta? Flor dice que, hablando objetivamente, no afecta en nada, porque se lo entiende.

El docente sugiere que, para no darle gusto a nadie, mejor se utilice la palabra pentamensual, porque 'penta' es cinco, pero del griego. Menos mal que la Ley no decretó los cuatrimestres... ¿o serán tetramestres?

El Reglamento de la Ley


El nuevo sistema de evaluación que aplica el Ministerio de Educación es el de los 'quimestres', según el Reglamento, Título V, Capítulo I, que habla del año lectivo. No menciona a los 'quinquemestres' ni tampoco define qué es un 'quimestre'.

En realidad, SEnS de la lectura del Reglamento se deduce que el 'quimestre' dura cinco meses, pues marca los tiempos de inicio. El término 'quimestre' se repite en el artículo 152, cuando aborda las vacaciones.

Califique
2
( votos)