Tiempo de lectura: 10' 3'' No. de palabras: 1647

Luego de un largo y cansado período de estudios, los alumnos de la Sierra y Amazonía siguen disfrutando sus 15 días de vacaciones, tras haber rendido los exámenes del primer quimestre. Su descanso terminará este domingo.

Frente a este cambio escolar, maestros, estudiantes y padres de familia expresan los pros y los contras mientras se adaptan al nuevo sistema de evaluación.

Los docentes, por ejemplo, insisten en que la principal dificultad ha sido el proceso de evaluación, al punto que "los maestros se pasan más calificando que dando clases".

El otro inconveniente citado por los profesores es que el exceso de calificaciones ha confundido a los estudiantes y "muchos de ellos tienen notas bajas".

La sobrecarga de tareas también es resaltada por los alumnos, pues mencionan que "sacarse un 10 sobre 10 es difícil porque ahora hay más pruebas y lecciones".

Tampoco les gusta el descanso de estas fechas, ya que "son las únicas vacaciones largas que tienen durante el año lectivo y cuando hay vacaciones cortas igual deben recuperar los sábados".

Del lado de los padres hay críticas y alabanzas. Unos están inconformes porque sus hijos han bajado en rendimiento. Otros, creen que con los quimestres hay más exigencias y que está más organizada la educación.

Hablan los docentes

Más se pasan calificando

Carlos de la Torre / Rector del Colegio Gran Colombia

El nuevo sistema de evaluación (quimestres) ha generado dificultades para alumnos y maestros. Actualmente la escala de valoración es sobre 10 y eso genera un tanto de inquietud en los chicos: por ejemplo, el momento en que sacan un 7 sobre 10, ellos piensan que es un puntaje alto porque la escala es más corta, pero en realidad ese puntaje significa 14 sobre 20. Eso les ha generado demasiada confianza a los estudiantes, quienes han hecho un esfuerzo menor. Luego está el asunto de la normativa que habla de la serie de exámenes que pueden dar los chicos después del segundo quimestre, eso ha permitido que disminuyan su esfuerzo. Por otro lado, la evaluación ha sido constante y eso ha generado demasiado trabajo. Los maestros pasan más calificando que dando clases.

No hubo mucho interés

Eduardo Flor / Docente del Colegio Luis Napoleón Dillon

El quimestre ha traído más actividad para los estudiantes, han tenido que trabajar más porque la evaluación es el 80% formativa y el 20% sumativa (pruebas). Aun así, los muchachos no se han preocupado mucho, por eso los resultados no son los que aspiraba el Ministerio y los que esperaba el docente. En las juntas de curso se mostraron unos resultados no muy buenos. Las fallas quizás se deban a que todo sistema nuevo requiere mejoras. Hasta que los muchachos y docentes estén de acuerdo con lo que se hace, siempre habrá dificultad.

Creo que en el quimestre del año lectivo venidero los chicos mejorarán en sus notas, porque ya se habrán adaptando a este nuevo modelo de evaluación. En términos generales, ha sido un proceso de adaptación que se ha tomado con responsabilidad.

Las notas han sido bajas

Jaime Yánez / Docente del Colegio Miguel de Santiago

A los estudiantes les ha resultado bastante trabajoso adaptarse a esta nueva forma de calificación, el exceso de evaluaciones les ha confundido y muchos de ellos tienen notas bajas. La mayoría de planteles hemos trabajado con los trimestres y había cierto espacio para presentar los deberes y trabajos. Ahora la evaluación es continua y excesiva, solo en uno de los tres parciales que forma un quimestre se necesitan cinco notas para una sola materia. Las bajas notas son una constante. Cuando trabajaba con los trimestres el promedio de un curso era entre 14 y 16 sobre 20, ahora con la modalidad de los quimestres el promedio está entre 4 y 5 sobre 10. Posiblemente, con el segundo quimestre la situación cambie. Pero a nivel estudiantil la adaptación es bastante difícil y dura.

Hablan los estudiantes

Aún no me acostumbro

David Asanza / Estudiante del Colegio San Patrick (14 años)

Ahora, con el nuevo sistema de evaluación de quimestres es más difícil porque si no haces un deber, así sea algo corto o superfácil, te cuentan como un trabajo. Ahora los deberes tienen el mismo valor que un proyecto o prueba y por eso muchas veces hay extremos y bien subes o bajas totalmente en notas.

Tampoco me gustan las vacaciones en estas fechas, porque ahora son los únicos días de descanso largo que tenemos en todo el año lectivo. Cuando hay vacaciones cortas las autoridades del colegio obligan a que se recupere los sábados y eso a la final no son vacaciones y es más cansado.

Quisiera que sea como antes, porque sí era complicado también, pero no tan difícil como ahora. En mi curso muchos compañeros no se acostumbran todavía, ni yo tampoco".

Es más difícil sacar 10/10

Mauricio Santamaría / Estudiante Acad. Almirante Nelson (16 años)

Con este sistema quimestral me parece más difícil sacar 10 sobre 10, porque en las clases ahora nos piden más requisitos y los profesores son más exigentes. Tenemos un montón de calificaciones.

También, ahora tenemos más pruebas y lecciones que antes, y nos toca hacer bastantes trabajos grupales y en clase. Si fuera como antes sí sería mejor, pero puede ser que sea hasta que todos nos acostumbremos a este nuevo sistema de evaluación. Es el primer quimestre recién y al final del año, si muchos alumnos se quedan, capaz se sabrá si fue buena o mala idea matar a los trimestres.

Las vacaciones en estas fechas sí me parece que están bien, porque en diciembre también tuvimos unos días y eso fue bueno, se puede disfrutar más con la familia y con los amigos.

El quimestre es más fácil

Emilio Proaño / Estudiante del Colegio Manuela Cañizares (17 años)

La verdad yo no he sentido problema alguno con la nueva forma de evaluación de los quimestres. Antes tenía los tres trimestres, pero la verdad ahora me parece hasta más fácil.

Verdad es que hay algunos compañeros que dicen que es más difícil pasar el año con este programa nuevo, pero con o sin quimestres tienes que esforzarte igual para pasar.

Yo veo más el cambio en la manera de calificar de los profesores, porque en mi colegio los profesores deben evaluar varias notas que son una individual, una grupal y una acumulativa para cada parcial de todas las clases o materias.

Por las vacaciones me parece mejor en esta época del año (fiestas de Carnaval), porque nos dan más tiempo de despejar la mente de las 11 materias que en mi caso tuve este año.

Hablan los padres de familia

Parece un universitario

Raúl Jaya / Padre de familia

No estoy conforme con este cambio de los trimestres por los quimestres porque, por ejemplo, mi hijo está muy bajo en calificaciones en varias materias y es porque aún no se acostumbra a este nuevo sistema de evaluación.

Tienen más carga de deberes, casi como los universitarios. Deberían regular bien y al final de año analizar si sirvió o no. Además, creo que sí influye que no estemos los papás con ellos porque se descuidan. Antes sacábamos permiso en la época de exámenes para ayudarles a estudiar y después compartir un poco sus vacaciones, pero en esta época del año no es posible.

Las vacaciones en esta fecha también son un problema porque pasan en las casas viendo televisión o en la Internet. No hay actividades para que se distraigan de una buena manera.

Mejor volver al trimestre

Inés Álvarez / Madre de familia

No estoy contenta con este sistema porque antes una ya sabía las fechas exactas de los exámenes de los hijos y ahora desconozco totalmente y me confundo mucho, al igual que mi hijo.

Antes era mejor por trimestres, ahí uno ya sabía bien las fechas de exámenes y de todas las actividades que se desarrollaban durante todo el año lectivo.

Ahora ha sido muy difícil adaptarse, los chicos han bajado en rendimiento y eso es un grave problema para todos, porque a la final les afecta y podrían perder el año. Se debería regresar a lo tradicional, pues todos ya estábamos acostumbrados y creo que a los alumnos en general les iba mejor.

Aparte, las vacaciones en estas fechas pasan aburridos y también tienen menos vacaciones durante todo el año y los chicos terminan agotados.

El cambio es positivo

 Elizabeth Tobar / Madre de familia

Me parece mejor que ahora el proceso de enseñanza-aprendizaje sea a través de los quimestres, porque ahora los estudiantes se esfuerzan más y en todas las materias.

Antes era menos la responsabilidad que les daban, había hasta menos deberes y tampoco es bueno porque se distraen en otras cosas y eso no está bien. Ahora hay más exigencias y creo que está más organizada la educación, les exigen más a los chicos y eso a la final les va a servir en un futuro, aunque ellos ahora se quejen por la carga de trabajo. Algunos padres no están de acuerdo, pero yo, personalmente, sí.

También me gusta el hecho de que ahora tengan dos semanas seguidas de vacaciones y se puede viajar en familia. Antes por la congestión de la época navideña era más difícil salir, hasta por los costos.

Califique
2
( votos)