Tiempo de lectura: 3' 30'' No. de palabras: 517

‘Quiero vivir sin diabetes… y si la tengo elijo vivir bien’. El mensaje sobresalía en la camiseta que usó ayer Jorge Peña.

El hombre de 76 años sufre de diabetes. Hace 12 años le detectaron la enfermedad y gracias al control médico mantiene una vida normal. “Tengo una buena dieta y todos los días camino. Sí se puede vivir con diabetes, es cuestión de control”, dice este riobambeño radicado en Guayaquil.

Peña fue parte de los cerca de 400 pacientes que asistieron a las charlas del Servicio de Endocrinología del Hospital Luis Vernaza, por el día mundial de la diabetes.

La directora del área, María Vanegas, resaltó que la clave para combatir la enfermedad es buscar la ayuda médica. “El tratamiento de un diabético se sostiene en cuatro bases: la medicación, la actividad física, la alimentación y la educación”.

La doctora Julieta Caicedo hizo énfasis en la prevención. “Solo con una vida sana se pueden evitar situaciones críticas: amputación de extremidades, pérdida de la visión, insuficiencia renal, trombosis y paros cardíacos, son consecuencias de la diabetes”.

  • Vídeo

Campaña por el Día Mundial de la Diabetes

Estudiantes de Medicina y funcionarios del Ministerio de Salud se apostaron en sitios públicos, para realizar controles de presión, peso, talla

Estas complicaciones se pueden presentar debido a que el páncreas del diabético no genera la cantidad suficiente de insulina. Esta sustancia es la encargada de desdoblar la glucosa y ante su ausencia el azúcar se queda en la sangre, tapando las arterias.

Lo grave es que los estudios sobre la enfermedad revelaban que las complicaciones se presentaban después de 30 años del diagnóstico de la enfermedad. Hoy, según Vanegas, las consecuencias se presentan de dos a tres años luego del diagnóstico.

La mañana de ayer, Flor Parrales esperó atención en la Consulta Externa del Hospital Vernaza. Hace cinco años le diagnosticaron diabetes. “Tenía 500 de azúcar (lo normal va de 70 a 100). Casi sufro un coma diabético. Hoy me controlo con pastillas y me siento mejor”, cuenta la mujer de 59 años. Sus niveles de glucosa se mantienen entre 110 y 160.

A diario, 300 personas con problemas de diabetes son atendidas en el Luis Vernaza. Jorge Peña es uno de ellos. Entre risas cuenta que por 30 años trabajó en el ingenio azucarero San Carlos. “No me gustaba mucho el azúcar, pero en mi dieta consumía muchos carbohidratos. Hoy me controlo”.

Las estadísticas

La OMS estima  que en el mundo hay 346 millones de personas con diabetes.

Según el organismo,  de no tomar acciones    para el año 2030 la cifra se habrá   duplicado.

Casi el 80% de las  muertes por diabetes se producen en países de ingresos bajos o medios, como en América Latina.

Se estima que más  de 85 millones  de personas ignoran que tienen diabetes Tipo 2.  

Un diabético   sufre  la enfermedad  siete   años antes de ser diagnosticado. Los   diabéticos tienen cuatro   veces más riesgo de enfermedad cardíaca.

Califique
2
( votos)