Tiempo de lectura: 3' 37'' No. de palabras: 522

Wilson Drouet Tutivén  
Su experiencia. Especialista en  Medicina Interna  e Intensivista.  
Su punto de vista. Que se esclarezcan los motivos de los  despidos.

Es inaudito y no es verdad lo que dice la ministra Doris Soliz, que están sacando a médicos de edad, a médicos que no tienen capacitación. La inmensa mayoría de esos profesionales que están sacando son jóvenes preparados en el exterior y son profesores universitarios.

A varios médicos los sacaron de los consultorios a empujones. Esa no es la forma, tirar a un profesional que ha entregado su vida por tantos años a un hospital.

No sé en qué piensa el señor Presidente (Rafael Correa). Yo conozco a su familia, que es muy honorable. He sido médico de su señora madre, también de su hermana. Pero el hijo deja mucho de qué hablar. Acaba metiendo la pata a cada rato.

Esto de los despidos demuestra que en el país ya no hay estabilidad laboral. Cualquier ciudadano que desempeñe un cargo público puede ser removido solo con un papel. Le dicen firme aquí y se va porque se va, así haya concursado. Eso no es democracia, eso es dictocracia.

Ahora van a nombrar reemplazos a dedo. Por eso es que ha habido tantos problemas en los últimos años, por la inexperiencia de ciertos médicos jóvenes que no han sido entrenados.

Cuando había los posgrados, pasaban tres años para el residente llegue a operar: primero era segundo ayudante, luego primer ayudante y después operaba. Ahora los nombran a dedo. Sin duda la falta de posgrados en hospitales ha hecho un tremendo daño a la salud ecuatoriana.

Yo tengo 38 años de servicio en el Hospital Abel Gilbert Pontón. Fui uno de sus fundadores y en los últimos años fui jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos. En el inicio nos tocó vivir entre el mangle, porque el estero Salado pasaba junto al hospital. En ese tiempo en el Suburbio vivían apenas 300 000 habitantes y había 254 camas. Hoy se mantiene el mismo número de camas.

El mes pasado, con lo de la emergencia hospitalaria, vino la gran revuelta. Para engañar al Presidente comenzaron a arreglar paredes, a sacar pisos, pero sigue el mismo número de camas. El Hospital no ha aumentado, en cambio han sacado a los profesionales de la salud.

En una ocasión le dije al ministro de Salud (David Chiriboga) usted está igual que esa gente que no tiene conciencia, que sus hijos están durmiendo en el suelo y en lugar que comprarles cama les compra televisores tipo plasma, que son los que han puesto en los pasillos del hospital. Señor Ministro, compre camas, el país necesita más hospitales, más centros de salud.

Dentro de cuatro meses me jubilo. Pero quiero salir con la frente en alto no de esta forma tan deplorable. He sido fundador de un hospital, que es una institución a la que quiero mucho.

Califique
2
( votos)