Tiempo de lectura: 3' 29'' No. de palabras: 571

El asambleísta Marco Murillo y Miguel García presidente de la Federación Nacional de Servidores Públicos presentarán una denuncia en contra del Presidente de la República por la violación e incumplimiento del convenio 158 de la OIT. La norma garantiza el derecho humano al trabajo como irrenunciable.

Pese a ello los despidos continuarán. Esto según declaraciones que Ramiro González, presidente del Directorio del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), dio a Sonorama.

González, anunció que la institución que preside también será depurada. Al tiempo, respaldó la decisión gubernamental de despedir masivamente a empleados públicos.El ex Prefecto de Pichincha, por la ID, insistió en que la Constitución le da al Gobierno la facultad de desvincular a los elementos que considere poco óptimos.

“Los que han sido sacados representan apenas el 1% de la nómina nacional (…) En el caso del IESS, la depuración es constante (…) El objetivo es darle una mejor atención al afiliado”, señaló.

Testimonio  Jaime Acosta/ patólogo

‘Falta personal  que sea formado’
 
Es una torpeza ejecutar estos procesos. Falta recurso formado y  el Ministerio de Salud nunca se ha preocupado por elevar el nivel de su recurso humano. Yo he estado en Japón, Suecia y España, capacitándome gracias a becas e invitaciones que he conseguido. El día que me despidieron 
volvía de Barcelona, de mi último entrenamiento en investigación médica que hice en la Universidad Autónoma de esa ciudad.

Me fui con todos los permisos y autorizaciones correspondientes y me  incorporé a mis  labores el 31 de octubre. Antes del mediodía me llamaron a la gerencia y me dijeron que el personal del Ministerio de Relaciones Laborales me estaba esperando por el tema de las renuncias obligatorias. Yo atiné a decir que no había pedido esto y les dije que tenía  derecho a defenderme.   

No pude reclamar a nadie ese día. En el Ministerio del siglo XXI nadie sabe nada. Mis valoraciones, como médico tratante del laboratorio de anatomía patológica del Hospital Eugenio Espejo, siempre fueron sobre 90. Jamás me han amonestado ni verbal ni por escrito  y tampoco me han  multado. Tenía un récord de exámenes igual o superior que el resto de patólogos: 1 733 muestras analizadas  durante  un  año.
 
En la acción personal que me entregaron para despedirme no hay una exposición de motivos y tampoco figura algún nombre en la firma. Además considero una ilegalidad que aparezca como servidor público número 7, cuando en la última acción de personal, que firmé el 27 de septiembre, para pasar de 4 a 8 horas, estaba catalogado como servidor público número  11.

He trabajado siempre para el Ministerio de Salud. Estuve 22 años en el Instituto Nacional de Higiene Izquieta Pérez, luego estuve en el Hospital San Lázaro y pedí el traslado administrativo al Eugenio Espejo, pero en la primera oportunidad que tuve me presenté a un concurso y tuve la partida desde 1997.
 
Me arrepiento por no haber aceptado un beca que gané del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, para hacer un posgrado. Solicité una comisión de servicios porque no me parecía lógico cambiar de patrono.

Califique
2
( votos)