Tiempo de lectura: 9' 9'' No. de palabras: 1695

El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) empezó a recibir las primeras solicitudes para acceder a la atención de salud para los cónyuges e hijos menores de 18 años de afiliados y jubilados.

La medida se aprobó en febrero del 2011, pero recién se implementó en octubre de ese año por falta de un reglamento.

Hasta febrero pasado, el personal del IESS solo ha recibido 566 solicitudes de afiliados y jubilados, para obtener este beneficio. Así lo informó Pedro Alvarado, director de Desarrollo Institucional del Seguro Social.

El trámite y el costo depende de la condición del solicitante; es decir, si es afiliado o jubilado.

Una vez presentados los requisitos y aprobadas las solicitudes, los dependientes del afiliado y los jubilados accederán a los servicios de salud cuando cumplan tres aportaciones (ver cuadros).

Hugo Regalado, un jubilado de 67 años, espera poder acceder a este beneficio. Hace tres años su esposa, Hilda Carrillo, sufrió un accidente de tránsito que le dejó una grave lesión en la pierna derecha. Con voz pausada, relata que desde entonces su esposa camina con dificultad y debe someterse a permanentes terapias que le cuesta hasta USD 250. Regalado recibe una pensión de USD 280, que no le alcanza para cubrir los costos del tratamiento.

Regalado teme que esta leción impida que su esposa acceda a los servicios de salud.

Tania Mafla, técnica del área de Desarrollo del IESS, explica los exámenes y certificados de enfermedades catastróficas o invalidantes se solicitan solo por temas administrativos. “No hay posibilidad de que se rechacen a los cónyuges”, aclara.

El acceso a las prestaciones de salud que ofrece el IESS también beneficia a las personas que por falta de trabajo no pueden acceder a un seguro privado.

Yadira Morales, de 23 años, estudia y está embarazada de siete meses. La semana pasada se enteró que podría acceder a la atención de salud en las unidades médicas del Seguro porque su esposo es afiliado.

Morales empezó inmediatamente el trámite para acceder a estos beneficios. “Mi esposo pidió la clave de afiliado en el Seguro, que no tenía. Con eso esperamos hacer la solicitud estos días”.

Franklin Vélez, de 32 años, trabaja en un colegio al sur de Quito, pero este año renunciará a su trabajo para comenzar una maestría en una universidad de la capital.

La decisión fue difícil porque pensaba que al dejar su trabajo perdería la atención de salud que recibía en el IESS. Pero en esta institución le informaron que podría solicitar la prestación médica otra vez porque su esposa es afiliada.

Lo que cubre

Una vez que el  IESS  acepta la solicitud de extensión de salud, los cónyuges  podrán acceder a la atención  luego de contar tres  meses consecutivos de aporte o descuento de la prima.

Los cónyuges e hijos  menores de 18 años de pensionistas y afiliados  tienen derecho a prestaciones médicas en todas las unidades de salud del Seguro Social.

La atención  médica  para los dependientes incluye medicina en consulta externa.
 
El dependiente  gozará de acciones integrales de  promoción de la salud, prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades, recuperación y rehabilitación.
 
Además, las  cónyuges  accederán a prestaciones de salud  prenatal, parto y puerperio (etapa de recuperación después del parto) .
 
El IESS   solicita exámenes o certificaciones sobre enfermedades catastróficas a los cónyuges de los afiliados y jubilados solo para  alimentar su base de datos y  planificación administrativa, por ejemplo, para la compra de medicina.  

No se le negará  la solicitud de extensión de salud a   los cón- yuges o hijos  menores de 18 años que  padecen de alguna enfermedad crónica.   
Los dependientes también accederán al servicio de atención médica telefónica, el cual permite guiar al paciente, según sus síntomas, hacia un cuidado médico adecuado.

 Además,  los dependientes accederán a la atención de emergencias las 24 horas en  los centros de salud del Seguro. Para tener una atención más rápida y cuando  se trate de enfermedades leves, el IESS aconseja acudir primero a los centros de salud.

Los requisitos

Los   cónyuges   no deberán  estar afiliados   al IESS.  

Los afiliados   deberán llenar la solicitud de extensión de cobertura en salud que se encuentra en www.iess.gob.ec.

Los jubilados  deberán ingresar la información de sus dependientes en las Unidades de Salud de las Direcciones Provinciales del IESS.

Los cónyuges de  jubilados y de afiliados deben  presentar un certificado de no estar afiliado a otros seguros estatales como Issfa o  Isspol.

Los cónyuges  e  hijos  menores de 18 años de  jubilados    presentarán original y copia de la cédula de identidad.

Los   cónyuges  menores de 40 años de afiliados y jubilados deben entregar  una declaración juramentada de adolecer o no una enfermedad catastrófica o invalidante.

De adolecer enfermedad  catastrófica solicitar al médico tratante un certificado del  nombre  y código (CIE 10) de la enfermedad.
 

Para   los cónyuges   de más de 40 años, el IESS solicita   exámenes, que   pueden realizarse  en  centros privados o en las unidades médicas del IESS. El costo de estos exámenes corre de cuenta del afiliado.

Luego de hacerse  los exámenes, un  médico  deberá llenar  el Formulario para Extensión de Salud  disponible en www.iess.gob.ec. En este formulario debe especificar si los cónyuges sufren de enfermedades catastróficas.

Los  convivientes   (unión libre)  presentarán  declaración juramentada del estado civil.

Para los  cónyuges  extranjeros, el IESS solicita, además de los otros requisitos, el original y  la cédula de identidad.

Lo que no cubre

La extensión de la  cobertura de salud de los dependientes (cónyuges e hijos menores de 18 años) no  incluye  las prestaciones económicas en caso de riesgos de trabajo.

Las prestaciones  económicas por riesgos del trabajo  tienen  que ver con acceso a subsidios,  pensiones mensuales (permanentes o vitalicias) y, en el caso de fallecimiento, mortuoria o montepío.

La extensión de cobertura  de salud para dependientes tampoco incluye pensiones por vejez, muerte e invalidez, que incluye discapacidad (subsidios o remuneraciones por discapacidad y cuyo monto depende de la gravedad de la incapacidad).

La extensión no cubre  cesantía; esto tiene que ver con la entrega de una suma de dinero al beneficiario del seguro  que se encuentra en situación de desempleo.

La cobertura de  salud de los dependientes de los afiliados o jubilados  tampoco cubre el  derecho a subsidios monetarios de enfermedad y maternidad.

Los beneficiarios de  la extensión de la atención de salud tampoco tendrán derecho a fondos de reserva, que acumulan los trabajadores o afiliados que prestan servicios por más de un  año para un mismo empleador.
 
Si los cónyuges    desean tener acceso a todas las prestaciones y servicios, incluidas las económicas mencionadas anteriormente, el Seguro   recomienda optar  por  la  afiliación voluntaria en  lugar de hacer el trámite para la extensión de salud de los dependientes.

La información  sobre afiliación voluntaria se puede encontrar en la página web: www.iess.gob.ec, en el enlace de  información.
 

Los costos

El empleador no  cubre  los costos por extensión de la cobertura de salud a los dependientes de los afiliados; es decir, al cónyuge o a los hijos menores de 18 años.

Si el afiliado o afiliada   desea que  su cónyuge  tenga cobertura de salud en el Seguro   deberá pagar una prima adicional (pago o contribución)  del 3,41% de su salario.

Por ejemplo, si recibe un salario básico de USD 292,    la  contribución mensual del afiliado será de USD 9,95.

El 3,41% de aporte  que realiza el afiliado  cubre la cobertura de salud de su cónyuge y de todos sus hijos menores de 18 años (uno o más).

El pago del 3,41%  se sumará al aporte  del 9,35% que hoy hace  el afiliado sobre su salario y  que cubre su atención individual  de salud y otras prestaciones del Seguro Social.

Los  jubilados o jubiladas   que deseen que su cónyuge reciba   la cobertura de salud del Seguro Social  deberán pagar una prima (pago adicional) del 4,15% de su pensión.

Si un jubilado,  por ejemplo,  recibe una pensión de USD 292, el Seguro Social le descontará  USD 12,12 mensualmente.
 
La diferencia entre  la prima que deben pagar  los afiliados  y aquella que pagan  los jubilados   busca  evitar que el IESS se desfinancie, esto porque     los primeros  aún aportan  recursos al Seguro. En cambio, los jubilados reciben recursos de la institución.

El 4,15%  de  contribución solo cubre la cobertura de salud de la  cónyuge del jubilado. Si él tiene  hijos menores de 18 años tendrán que pagar, además,  una prima  del 3,41%, valor que cubre la cobertura de uno o más hijos.

imagen



Califique
2
( votos)