Tiempo de lectura: 3' 57'' No. de palabras: 501

Son el futuro de la medicina. Así resume Álvaro Skupin, médico colombiano, los beneficios de las células madre.

Su capacidad de autoregenerarse llamó la atención de este investigador radicado en Miami, Estados Unidos. El especialista ha realizado estudios en el campo estético hasta desarrollar lo que es considerado un ‘boom’ en la medicina antienvejecimiento.

Skupin, quien participó en el octavo congreso de Medicina Estética y Cirugía Cosmética en Guayaquil, aplica estas células para desvanecer arrugas y en rellenos para rostro, glúteos y nariz.

“Podemos hacer implantes de grasa mezclada con células madre del propio paciente. Hemos comprobado que después de tres años, el 80% del implante está ahí todavía, porque se regenera”.

Para extraer las células hay que identificar la fuente. Hasta hace varios años se pensaba que solo se ubicaban en la médula ósea. Pero el tejido adiposo de la zona umbilical (abdomen) es rico en ellas.

Con una pequeña liposucción se extrae de 50 a 60 centímetros cúbicos de grasa. “Cada centímetro cúbico de grasa tiene cerca de un millón de células madre”.

En el laboratorio se separan las células de la grasa. Para activarlas se utiliza un láser de baja potencia que las estimula para que se multipliquen.

A la par se extrae sangre del paciente para obtener solo el plasma, rico en plaquetas y factores de crecimiento. Estos elementos, las células y el plasma, se fusionan. Luego se mezclan con un poco más de grasa y se inyectan en la zona deseada, según el tratamiento.

Roberto Blum, presidente de la Sociedad de Medicina Estética del Ecuador (Somede), dice que varios médicos en el país se capacitarán en esta técnica. “Antes se aplicaba solo grasa y duraba hasta un año. Con las células madre la grasa se duplica y dura más ”.

Pero el campo estético no es el único beneficiado. En los últimos años se analiza aplicar las células madre como medicina regenerativa para combatir enfermedades consideradas incurables como diabetes, parkinson, alzheimer y esclerosis múltiple.

“En enfermedades degenerativas, las células madre se transforman en el tejido afectado: células de cerebro, pulmón, corazón… no solo en forma, también en su función, como una célula nueva”, explica Skupin, quien ha atendido en su centro en Miami a 180 pacientes con distintas patologías.

Se estima que un niño tiene unos 80 millones de células madre. A los 40 años disminuye a 35 millones y a los 60 años se tiene solo unos 20 millones. El cuerpo va perdiendo su capacidad regenerativa y la idea es mantenerla.

En los últimos meses, el doctor Skupin aplica tratamientos de células madre contra la diabetes. En Ecuador, según el Ministerio de Salud, hay unas 800 000 personas con diabetes. De ellas, solo 100 000 conocen que la tienen y 20 000 están en tratamiento.

Califique
2
( votos)