Tiempo de lectura: 3' 58'' No. de palabras: 650

Dos nuevos casos de sarampión levantaron las alertas en Quito. Se presentaron después del 15 de febrero, en Cotocollao y en Guamaní.

Marcelo Aguilar, subsecretario de vigilancia de la salud, confirmó que los niños fueron atendidos en una unidad del IESS y en el Centro de Salud de Guamaní.

Y aunque uno de ellos que pertenece al sector de Cotocollao complicó su cuadro con neumonía, ambos están fuera de peligro.

Estos casos han provocado que el Ministerio de Salud organice un barrido epidemiológico en esos barrios. 800 personas realizarán este fin de semana una nueva jornada de vacunación para inmunizar a toda la población, sobre todo a los niños.

“Son barrios populares donde viven comerciantes, indígenas e inmigrantes que pasan la mayor parte del día fuera, por eso vamos a trabajar durante la noche e incluso la madrugada. Iremos a buscar a las personas casa por casa”, dice Aguilar y pide la colaboración de la ciudadanía.

La campaña de vacunación que se realizó en el país, entre octubre y enero, alcanzó una cobertura del 108% de la población menor de 5 años y el 85% de los niños de entre 5 a 14 años de edad, según la Cartera de Salud.

El Programa Ampliado de Inmunización (PAI) inició en este mes lo que se conoce como “monitoreo cruzado”, un estudio para comprobar que las dosis repartidas fueron suficientes. Los resultados marcarán las áreas donde no se ha conseguido un alto nivel de vacunación y que deben ser intervenidas nuevamente.

Los nuevos casos, sin embargo, son los que marcan el cronograma del programa de inmunización. “Un caso nuevo nos obliga a intervenir urgentemente”, dice Aguilar. “Es muy importante interrumpir la trasmisión del virus y que recordar que es un enfermedad de altísima transmisibilidad, más contagiosa que la gripe”.

USD 3,6 millones son los fondos destinados para esta nueva jornada de vacunación. Hasta el momento la cifra de casos confirmados de sarampión es de 232 en el país.

Uno de los objetivos del Ministerio es cercar al virus e impedir que avance a zonas rurales donde puede ser mortal. “La enfermedad se vuelve grave en niños con desnutrición y con defensas bajas”, explica Aguilar.

La Subsecretaria de Vigilancia de la Salud Pública informó que tiene varias alertas en la Costa, debido a las inundaciones. “La vigilancia se mantiene para contener el dengue, la malaria, la leptospirosis, el mal de chagas y enfermedades gastrointestinales”, dijo.

El sistema de vigilancia epidemiológica se está reestructurando para llegar a tener epidemiólogos en cada uno de los 139 distritos, 9 más a nivel zonal y 8 en la planta central del Ministerio de Salud.

Las brigadas trabajarán este fin de semana

El titular de  la Subsecretaría de Vigilancia de la Salud, Marcelo Aguilar, recuerda que la  enfermedad en las personas desnutridas puede ser mortal y pide   la cooperación de todos los sectores, especialmente de  escuelas y colegios privados.

Las brigadas  de vacunación trabajarán este fin de semana en Cotocollao y en Guamaní y se pide a la ciudadanía que los reciba en sus domicilios. Estarán identificados como funcionarios del Ministerio de Salud y acompañados por la Fuerza Pública.

Los padres  tienen que estar alertas a los síntomas y no confundir el sarampión con una alergia o con una intoxicación alimentaria. Los primeros síntomas de la enfermedad son fiebre, fotofobia (intolerancia a la luz), conjuntivitis y la aparición de granitos rojos o blanquecinos en la cabeza.

El sarampión   normalmente se cura entre 4 y 7 días, si no se complica el cuadro con otras patologías. Hidratación, reposo y un poco de acetaminofen es lo que recomiendan los expertos.

Califique
2
( votos)