Tiempo de lectura: 3' 0'' No. de palabras: 483

Los hermanos Luis (19) y Brian Veintimilla (17) estuvieron casi una semana internados en el Hospital de Infectología de Guayaquil. El mayor fue el primero en presentar los síntomas de fiebre alta, dolor de cabeza, malestar y hasta convulsiones.

A los pocos días, el menor presentó un cuadro similar. “Los trajimos de emergencia, aquí nos dijeron que era dengue clásico”, contó Rosa Cárdenas, madre de los jóvenes, quienes ayer al mediodía recibieron el alta.

Ellos son parte de los 100 casos de dengue que registra hasta ahora la Dirección de Salud en Guayas. Además hay tres casos de dengue severo (antes hemorrágico). Dos están en recuperación y la niña Génesis R., de 12 años, falleció el pasado domingo a causa de esta enfermedad, transmitida por el mosquito Aedes aegypti.

La directora de Salud del Guayas, Rosario Cantos, indicó que 17 pacientes continúan hospitalizados. La mayoría de pacientes vive en Durán y zonas urbano-marginales de Guayaquil, como Los Vergeles, Pancho Jácome, Bastión Popular y Flor de Bastión.

Cantos, hizo un llamado a la ciudadanía para evitar la automedicación y acudir a un centro de salud en caso de presentar síntomas como fiebre, dolor de cabeza, malestar general y manchas rojas en la piel.

Rafael Mirabá reside en Los Vergeles (norte). Hace cuatro días ingresó a Infectología tras un diagnóstico de dengue clásico.

En este año la enfermedad tuvo un repunte. En el 2011 en todo el país se detectaron 2 177 casos de dengue clásico y 62 de dengue grave. En las dos primeras semanas de enero del 2011, las autoridades de Salud reportaron 20 casos de dengue en Guayas. Ahora la cifra subió cuatro veces más.

Para este año, el Servicio Nacional de Control de Enfermedades Transmitidas por Vectores (SNEM) cuenta con USD 7 millones para el programa de prevención y control del dengue.

Con esos fondos la entidad adquirió 52 máquinas portátiles y 25 para fumigación a ultrabajo volumen. En el país, 300 equipos de fumigación recorren las provincias de Esmeraldas, Los Ríos y Guayas, las más vulnerables.
Raúl Veloz, director del SNEM, puntualizó que el dengue es una enfermedad endémica que apareció en Ecuador hace 20 años.

Las continuas lluvias facilitan la proliferación del Aedes. A esto se suma la falta de servicios básicos. Por ejemplo, la falta de agua por tuberías obliga a las familias a utilizar tanques de almacenamiento. “Unas 200 000 casas en Guayaquil no tienen este servicio. En cada una hay cinco tanques. Estamos hablando que hay un millón de tanques que facilitan la reproducción del mosquito”.

Sucre Dávila, coordinador del SNEM, dijo que en Guayaquil se refuerza la fumigación en las parroquias Tarqui y Ximena. En estas el riesgo de contagio es alto.


Califique
2
( votos)