Tiempo de lectura: 3' 37'' No. de palabras: 558

Líderes mundiales se reunirán la semana próxima en la oriental ciudad sudafricana de Durban para tratar de resolver cómo limitar el recalentamiento a dos grados.

Para respetar ese tope, las emisiones globales de dióxido de carbono (CO2), causantes del cambio climático, no deberían sobrepasar las 660 000 millones de toneladas de aquí a 2050.

Sin embargo, al ritmo actual, el límite se superará antes de 2025. Después de 17 años de conversaciones, las 194 naciones parte de la Convención Marco de las NN.UU. sobre el Cambio Climático no logran frenar el aumento de las emisiones de carbono.

En Durban, desde el martes hasta el 9 de diciembre, retomarán las negociaciones, que se han vuelto cada vez más complejas, atascadas por acusaciones políticas y discusiones financieras.

Para lograr los objetivos, Mutsuyoshi Nishimura, embajador y ex negociador de Japón, propuso un cambio de juego, basado en un acuerdo explícito para fijar un tope de 660 000 millones de toneladas en las emisiones globales de CO2 entre 2010 y 2050.

Ese presupuesto de carbono sería luego subastado según el principio de que el contaminante debe pagar, comenzando con USD 25 la tonelada, para financiar nueva tecnología y esfuerzos de adaptación de países en desarrollo. “Todas las empresas contaminantes en el mundo deberían comprar permisos correspondientes al monto de CO2 que emiten”, dijo Nishimura a IPS.

Este enfoque evitaría estancamientos en las negociaciones causados por acusaciones de quién debe dar el primer paso en la reducción de emisiones.

China, el mayor liberador de dióxido de carbono del planeta, se niega a someterse a cualquier límite hasta que lo haga primero EE.UU., país que le sigue entre los más contaminantes. Washington, por el contrario, quiere que Pekín actúe primero. “Lo haríamos (aceptar compromisos vinculantes sobre emisiones) si todas las grandes economías fueran también parte de ellas en forma plena. Así que, en ese sentido, necesitaríamos ver la acción de otros”, dijo en conferencia de prensa el 22 de este mes el enviado especial de EE.UU. para el cambio climático, Todd Stern.

Científicos climáticos contactados por IPS coincidieron en que un presupuesto de carbono de 660 000 millones de toneladas sería la mejor opción si los países estuvieran determinados a mantener el recalentamiento planetario en menos de dos grados.

“Desde una perspectiva científica, eso nos daría 75% de probabilidades de permanecer por debajo de los dos grados”, dijo Malte Meinshausen, del alemán Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático.

El presupuesto de 660 000 millones de toneladas puede parecer alto, pero no tanto si se considera el nivel de emisiones anuales. En 2010, por ejemplo, la quema de combustible fósil y la producción de cemento liberaron 33 500 millones de toneladas a la atmósfera, según un estudio del Centro de Análisis de Información sobre Dióxido de Carbono, del Departamento de Energía de Estados Unidos.

Si todo sigue igual, unas adicionales 227 000 millones de toneladas serán liberadas a la atmósfera para el 2015. Esto significaría que, en cinco años, se cubriría más de un tercio del presupuesto de carbono necesario para mantener en menos de dos grados el recalentamiento del planeta.

Califique
2
( votos)