Tiempo de lectura: 2' 21'' No. de palabras: 350

Cuando dos brigadistas de la Dirección de Salud llegaron a la casa de Carmen Soria, en la parroquia La Península, al norte de Ambato, Evelyn y María Palagua, sus hijas, se pusieron a llorar. Las menores no querían que las vacunaran contra el sarampión, porque tenían miedo a las inyecciones.

Soria convenció a las menores ofreciéndoles caramelos. Verónica Loaiza y Elizeth Vargas, con cuidado sacaron la vacuna de un termo plástico, que sirve para mantener congeladas las dosis, y les inyectaron en el brazo izquierdo.

A las 12:00, este grupo tenía inmunizadas a 19 infantes. Las enfermeras son parte de las 200 brigadas, integradas por dos personas cada una, que desde las 08:00 de ayer iniciaron el barrido de vacunación a los niños de seis meses a cinco años en las 18 parroquias del cantón Ambato. La actividad se extendió hasta las 17:00 y continúa hoy.

Según César Intriago, coordinador del punto focal de Gestión de Riesgos de la Dirección de Salud de Tungurahua, el propósito es inmunizar a 27 000 de los 28 000 infantes que hay en Ambato, de acuerdo con los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Hasta el viernes pasado, 25 000 infantes recibieron la dosis contra esta enfermedad. Entre ayer y hoy se busca cubrir el 95%. La campaña se extenderá desde mañana, a los cantones Patate, Pelileo, Píllaro, Baños, Quero, Mocha, Tisaleo y Cevallos.

En la vacunación participan 450 médicos, enfermeras y especialistas de la Dirección de Salud. “La idea es que en caso de que haya un nuevo contagio ocasionado por turistas, el virus no se expanda”, explicó Intriago.

Las brigadas médicas también llegaron a la parroquia Constantino Fernández, al occidente de Ambato. En este sector ocho grupos recorrieron el pueblo.

Uno de los grupos fue el de Rosario Carolis y Norma Chuqui. Ellas perifoneaban con el propósito de que los padres sacaran a sus hijos a vacunarlos. En los 5 kilómetros que recorrieron a pie inmunizaron a cuatro niños.

Califique
2
( votos)