Tiempo de lectura: 8' 32'' No. de palabras: 1279

Entrevista con Nicolás Jara, viceministro de Salud.

¿Cuál es el resultado de los análisis del inventario que debía entregar la Cruz Roja al Ministerio de Salud?

Tenemos que analizar hasta el 14. Ese día la comisión del Ministerio enviará un informe y tomaremos una decisión sobre el futuro de los bancos de sangre. Tenemos que analizar las propuestas que nos ha hecho la Cruz Roja, ya sea una transferencia de todos los bienes o parte de los bienes o cualquier otra situación.

¿Qué propuestas presentó la Cruz Roja?

Recibí una comunicación esta semana, las propuestas está analizando el asesor jurídico.

¿Tal vez se plantea el manejo mixto de la sangre que se hace en otros países?

Tenemos algunos escenarios, uno puede ser ese, otro que nosotros vayamos con nuestra red y Cruz Roja siga siendo un proveedor privado o la transferencia que es la opción inicial que habíamos planteado.

Entonces no está claro si va a haber una transferencia...

Si las condiciones para la transferencia por parte de la Cruz Roja no son aceptables para el Ministerio no puede haber transferencia. Pero la decisión de que implementemos el Sistema Nacional de Sangre va porque va.

¿La Cruz Roja seguirá abasteciendo de sangre más allá de este mes?

Su compromiso fue mantener la dotación de sangre hasta que se termine el proceso. Se ha puesto en duda la poca experiencia del Ministerio para captar donantes voluntarios. Pero tenemos que ver lo que está sucediendo en relación a la captación de donantes no ha hay un éxito. No tenemos más allá de 35% a 40% de donantes voluntarios. Hay un déficit de 150 000 donantes al año, eso es un problema de falta de capacidad para captarlos. No sé si será técnica o económica. El otro tema es el aseguramiento de la calidad de la sangre. Hay estudios del mismo Ministerio, donde se demuestra que los procesos para asegurar la calidad de la sangre no son los mismos en el país, esto no garantiza que el producto final sea bueno o malo. Queremos cambiar esto.

¿En dónde se detectó una mala calidad de la sangre?

Una consultoría del Ministerio de hace dos años, en el que se analizaron 25 bancos y se encontró que apenas dos cumplieron con más del 60% de los procesos. Si tenemos 2 de 25, podemos hablar de que el 90% de los bancos de sangre no cumplen adecuadamente con los procesos. Este estudio entonces cuestiona la calidad de la sangre de la Cruz Roja El estudio pone en alerta y dice que los procesos para manejar la sangre no son los adecuados. No sabemos como está la garantía de la calidad de la sangre. No puedo decir que este momento los bancos de sangre se manejan perfectamente bien, puede ser que todas las pruebas salgan bien, pero no estamos siguiendo los pasos.

¿Quién elaboró la consultoría?

Fue una contratación del Ministerio, justamente cuando el Gobierno decidió que la sangre sea un bien público y que se implemente una red para asegurar la provisión de sangre en el país, sea de la Cruz Roja o de quien sea. El problema más grave es la trasmisión de enfermedades por eso queremos centralizar los procesos y las pruebas en dos laboratorios, Quito y Guayaquil, que contarán con la más alta tecnología en el país.

¿A más del informe del 14, cuál es la hoja de ruta?

Tenemos los planos listos y esa semana iniciaremos el proceso de contracción del nuevo hemocentro y la compra de unidades móviles para la donación voluntaria. Para febrero de 2012 estaremos con todo implementado para iniciar las actividades del Sistema Nacional de Sangre. La aspiración es que los bancos estén conectados con un software y que no haya islas. Eso permitirá que las necesidades de sangre sean administradas por el sistema y que no haya dinero en el cruce de sangre.

¿Cuál es el presupuesto para el sistema?

Ya tenemos la asignación de 19 millones para la implementación de los dos hemocentros y los bancos para este año. El proyecto va porque va. A partir del próximo año tenemos 12 millones y luego subirá a 14 para los dos años siguientes. Con esto aseguramos la posibilidad de tener sangre. Además está el aporte de IESS, FF.AA. y Solca.

¿Qué va a pasar con gente que trabaja en los bancos de sangre?

Cuando implementemos nuestro sistema haremos un concurso para las personas de la Cruz Roja que quieran venir a trabajar con nosotros. Los trabajadores están preocupados por su estabilidad laboral y las respectivas indemnizaciones pero el Ministerio no tiene nada que ver con esa relación laboral.

¿La Cruz Roja perderá un importante ingreso si se le deja fuera del sistema de sangre?

Es problema de Cruz Roja cómo lleven sus costos. Hemos hecho el análisis del costo de producción de la sangre y es muchísimo menor de lo que pretenden cobrar. Hay un margen muy grande que nosotros no podemos aceptar. Su costo es más alto que el resto de bancos del país.

¿Cómo va a manejar el Estado esta nueva tarea, cuando en muchos aspectos ha demostrado que están mal administrados?

Estamos tratando de que la estructura que administre el sistema sea independiente. Va a estar adscrita al Ministerio pero va a tener su propio presupuesto y administración. Los 14 millones serán administrados por esa unidad ejecutora. En lo que es calidad, vamos a controlar más y en cuanto a donación tenemos un plan muy ambicioso de donación voluntaria. Vamos a tener una red de unidades móviles por todo el país, incluyendo el área rural. Han venido gremios al ministerio para ofrecer su trabajo en campañas de donación. Yo creo que más bien tenemos que pensar que siendo un bien público, es una obligación de los ecuatorianos contribuir... El último desembolso que hizo el Ministerio para pagar por la sangre a la Cruz Roja fue de 2 millones y ahora vamos a subir a 14.

¿Esto es un mayor gasto?

La cantidad que estamos pagando a Cruz Roja era apenas para cubrir un pequeño porcentaje de las necesidades de sangre de los que acuden a nuestros hospitales. Quisiéramos dar sangre gratuita y no lo podemos hacer porque la Cruz Roja no tiene la capacidad. Si va a nuestros hospitales, va a ver que la Cruz Roja pone un cupo al mes y si se sobrepasa, los familiares tienen que ir a la Cruz Roja a pagar, pero no el precio concertado con el Ministerio sino el precio normal. Ese es el problema. Quisiéramos entregar todo el presupuesto para que nos den la sangre suficiente pero no lo podemos hacer. Cuando manejemos el sistema, el costo va a ser 40% menos. Con el presupuesto de 12 y 14 millones anuales estamos asegurando que podemos procesar 200 000 donantes en un año, más los donantes de los otros bancos estamos asegurando la sangre para el país, que es más o menos el 2% de la población. Si somos 14 millones, necesitamos 280 000 donantes.

Nicolás Jara.  
Su experiencia. Es hematólogo y desde junio asumió el cargo de Viceministro de Salud. Además, fue Presidente del Banco de Sangre del Hospital Metropolitano.

Su punto de vista. Queremos centralizar los procesos para  controlar la calidad de la sangre. Lo haremos en dos laboratorios.


Califique
2
( votos)