Tiempo de lectura: 1' 23'' No. de palabras: 195

Tomar dos aspirinas por día durante dos años reduce cerca de un 60% el riesgo de cáncer intestinal a largo plazo, en las personas con antecedentes familiares de la enfermedad.

Esto según un estudio publicado en la edición en Internet de la revista médica The Lancet y parcialmente financiado por Bayer. John Burn, investigador, hizo un análisis inicial en el 2007. Dividió a 861 personas con síndrome de Lynch (predisposición genética al cáncer intestinal) en dos grupos.

Uno consumió 600 miligramos diarios de aspirina y el otro tomó un placebo. El efecto fue retardado. En el 2010 hubo una diferencia clara, con 19 casos nuevos de cánceres intestinales entre los que tomaban aspirina y 34 en el grupo que recibió un placebo. El resultado fue un 63% de reducción en los casos de cáncer intestinal: 23 en el grupo placebo, frente a 10 en el que recibió aspirina.

Aún se desconoce la forma en la que la aspirina brinda protección , pero el autor indicó que el efecto demorado sugiere que el fármaco actúa sobre las células madre defectuosas antes de que muten a una forma precancerosa.

Califique
2
( votos)