Tiempo de lectura: 11' 45'' No. de palabras: 1752

Pablo Jiménez, de 15 años, no tuvo que elegir qué especialización seguirá este año lectivo 2011-2012. Con su uniforme azul marino impecable llegó ayer al Colegio Nacional Eloy Alfaro, en el norte de Quito, junto con otros 379 alumnos para enterarse en qué consistirá la reforma del bachillerato.

A las 07:00 que llegó al plantel para la inauguración, Jiménez confiesa que lo único que sabe es que habrá dos bachilleratos. “No conozco nada más”.

Los 200 000 estudiantes de la Sierra y Amazonía que ingresaron ayer a primer año de bachillerato, como Jiménez, recibirán un tronco común de materias.

En el pasado quedaron las especializaciones de Químico-Biólogo, Sociales y Físico-Matemático. El alumno podrá decidirse por el bachillerato en ciencias o técnico pero en tercer año (sexto curso).

Jéssica Calderón, compañera de Jiménez, cuenta que entre las materias comunes no les darán Informática ni Contabilidad, pero no conoce más detalles.

  • Vídeo

Inicio de clases en Quito

El alcalde Augusto Barrera inauguró el año lectivo en el colegio militar Eloy Alfaro. No se presentaron mayores inconvenientes en el tráfico vehicular.

Pero sí se muestra contenta en que lo mejor fue no escoger una especialización. “No sabía qué seguir, estaba confundida”. Ahora esperará dos años para hacerlo.

Sus amigas, Michelle Palma, Andrea Chiliquinga y Brenda Sarmiento, en cambio, piden que el Ministerio de Educación capacite a sus maestros para que absuelvan las dudas que tienen.

Entre sus inquietudes está si la reforma les garantizará el ingreso a la universidad, cómo se reforzará sus conocimientos para una u otra carrera y en qué medida esto les ayudará a escoger profesión.

Lo poco que conocen, según dicen, se enteraron por la orientadora del plantel, que les dio una charla el año lectivo anterior.

Los maestros de esta institución tampoco se mostraron conformes, lucieron ropa negra, en señal de rechazo a las ocho horas diarias que deben cumplir y exigieron capacitación. Insisten en que se debería subir el salario por estas horas adicionales.

El Ministerio de Educación ofreció que en octubre se iniciarán los cursos sobre cómo se aplicarán los cambios, aunque se permitirá que sea flexible en cada institución educativa.

En el Colegio Camilo Ponce Enríquez, también del norte de Quito, un trío de jóvenes se saluda con un apretón de manos y entre risas cuentan sus anécdotas de las vacaciones. El acto de inauguración de clases fue a las 09:00, pero llegaron media hora antes.

Henry Castillo, Bryan Auz y Cristian Roldán, al igual que Jiménez, saben poco de los cambios. Lo único claro es que les darán más materias y que en la universidad tienen la alternativa de elegir cualquier carrera. Les agrada la idea de aprender de todo pero creen que estudiarán más.

Roldán, de tez trigueña, quería seguir Físico-Matemático para luego estudiar Arquitectura.

La expectativa de Lenin Naranjo, en cambio, es aprender más de Física, Química, Desarrollo del Pensamiento Filosófico, etc. “Espero tener un conocimiento más amplio de todas las áreas”.

En el Instituto Tecnológico Los Shyris está previsto que los 350 estudiantes de primero de bachillerato reciban una inducción sobre la reforma en el transcurso del primer trimestre. David Ulcuango, Cristian Minga y Jefferson Flores no están de acuerdo que en el último año se elija la especialización. “Si escogemos desde ahora la especialidad estaremos más preparados para la universidad. Conoceremos más de las asignaturas de nuestro interés”. Creen que al recibir más materias las clases serán más ‘duras’.

Los rectores de los tres planteles coincidieron en que aún hay dudas sobre la reforma y hace falta una capacitación. Jiménez y los alumnos de los otros dos planteles serán la primera promoción de graduados con el nuevo bachillerato, en el 2014.

Inicio de clases en la Sierra

Sobre la reforma

En la web del Ministerio, www.educacion.gob.ec los padres de familia, alumnos y docentes podrán encontrar material del nuevo bachillerato.

En los lineamientos curriculares se describirá los aprendizajes esenciales que los estudiantes deben alcanzar en cada asignatura al terminar el primer año de bachillerato.

Cambio de horario en escuelas azuayas

Redacción Cuenca

Un intenso frío se registró la mañana de ayer, en el inicio del nuevo año lectivo en la capital azuaya. Eso no fue un impedimento para que los alumnos madrugaran y cumplieran sus nuevos horarios.

Angélica Pesántez, de 10 años, estuvo despierta desde las 05:00. Se levantó más pronto que el año pasado porque el horario de clases de su escuela fiscal Ricardo Muñoz Chávez cambió. Anteriormente entraba a las 07:30 y ahora a las 07:00.

Según la directora del plantel, Isabel Luna, el cambio se dio porque los maestros deben cumplir con las ocho horas de trabajo. Por ello, dispuso que las alumnas ingresen a las 07:00 y salgan a las 12:25 para cumplir con una jornada de siete períodos de 40 minutos cada clase.

Otra razón, dijo Luna, es que en el mismo edificio funciona otra entidad educativa en horario vespertino y un colegio en la noche. El horario de entrada de los maestros será a las 06:45 y se retirarán a las 15:00.

Otro establecimiento que también modificó su horario fue la escuela fiscal Luis Cordero. Josué Garzón, de 10 años, se despertó más temprano para llegar al primer día de clases del sexto de básica. Este año lectivo estudiará de 07:00 a 13:00, antes ingresaba a las 07:30.

Según el jefe de Supervisión de la Dirección de Educación del Azuay, René Bernal, estos cambios se realizaron de acuerdo con las necesidades de cada establecimiento. Hay otros casos como las escuelas Manuela Cañizares, Miguel Ángel Estrella, Ignacio Escandón, Víctor Lloret, Alberto Andrade...

Luna dijo que hay otra modificación. Los padres de familia serán atendidos fuera del horario de clases. Por ejemplo, si es un plantel matutino los representantes serán recibidos en la tarde. "El objetivo es no interrumpir las horas de clases".

El rector del colegio Herlinda Toral, Gonzalo Jaramillo, dijo que ahora los maestros tendrán la tarde para realizar actividades de recuperación pedagógica y para preparar clases y corregir exámenes. "Antes lo hacían fuera del horario de clases".

Aulas y mesas hacen falta en Tungurahua

Redacción Sierra Centro

No todos los estudiantes que volvieron ayer a clases contaron con un aula o un pupitre para iniciar el nuevo año escolar.

En Tungurahua, 121 300 estudiantes de primaria y secundaria se matricularon y tendrán el apoyo de 7 300 maestros. Ellos laborarán en los 513 establecimientos educativos fiscales, fiscomisionales y particulares en esta provincia.

Por ejemplo, en la Escuela Juan Montalvo se requieren de 100 pupitres para los estudiantes de sexto y séptimo años de básica. Asimismo, necesitan de la construcción de tres aulas. Según Fabiola Galarza, directora de esa institución, este año estudiarán 1 100 niños.

"A pesar de que la Ley de Educación establece que en cada aula debe haber un máximo de 35 chicos, esto no se cumple. Hoy sobrepasan los 42 infantes por curso", reseñó Galarza.

Y añade: "Esto sucede porque los padres de familia matricularon a sus hijos en las escuelas tradicionales de la ciudad. Esperamos que la Dirección Nacional de Servicios Educativos (Dinse) cumpla con el ofrecimiento de edificar más aulas y entregar el mobiliario suficiente".

A cinco cuadras de allí está la Escuela México. Ese establecimiento abrió las puertas a 517 niños. El espacio es reducido. Su director, Aníbal Ortega, explicó que se adecuaron espacios para recibir a más estudiantes. En un aula de 16 metros cuadrados trabajan 28 niños.

Ellos ocupan el escenario del salón de uso múltiple de la institución. Las aulas están separadas entre sí con delgadas paredes de madera. "Solicitamos ya a las autoridades que nos ayudaran. Pero seguimos esperando", aseguró Ortega.

Justin Yanchiliquín, de 9 años, llegó apresurado desde la parroquia Atocha, en el norte de Ambato. Lo acompañaba su madre Alejandra Ávalos.

Arribó al cuarto año de básica de esa escuela. "Esperamos que nuestros hijos aprovechen el conocimiento para que se conviertan en profesionales. La confianza es porque este centros están entre los mejores de Ambato", dijo Ávalos.

La infraestructura también se renovó

Redacción Sociedad

Ayer las estudiantes del colegio 11 de Marzo del sector El Camal, en el sur de Quito, comenzaron el año con nuevas instalaciones. Otros cuatro establecimientos también estrenaron infraestructura.

Durante las vacaciones se construyeron 13 aulas y se equiparon con pupitres y pizarrones. Esto permitió que las 560 alumnas que asisten al plantel tengan clases solo en la mañana y se elimine la jornada vespertina.

Gabriela Piray, estudiante de tercero de bachillerato, cuenta que antes las aulas eran pequeñas y recibían clases "amontonados". Gladys Bonilla, su madre, añadió que salir de clases de noche era un peligro. "En este sector a las 18:00 asaltan".

Luis Toapanta, rector, explica que después de 27 años de funcionamiento las seis aulas del plantel, donde recibían clases, estaban deterioradas.

Además, señala que el trámite en la Dirección Nacional de Servicios Educativos (Dinse) duró dos años y medio y aún les falta un laboratorio de computación. Se invirtieron USD 260 000.

Otro caso similar es la Unidad Educativa María Angélica Idrobo, que luego de 38 años cuenta con infraestructura propia.

Antes compartía las instalaciones con el Colegio Manuela Cañizares, en el sector La Mariscal, en el norte de Quito.

La Dinse invirtió USD 4 millones en el plantel, ubicado en el sector de El Condado. Este cuenta con 68 aulas, laboratorios de música, computación, ciencias naturales, química y audiovisuales. También dispone de comedor, biblioteca, áreas de recreación y otros servicios. En el 2012 se construirá la última fase para el bachillerato.

Así mismo, en el sector de San Antonio de Pichincha, el colegio Javier Riofrío inauguró nuevas instalaciones. Ocho aulas y 170 pupitres equipan el plantel.

Otra institución beneficiada es el colegio Aída Gallegos, que se encuentra en el sector de Solanda, en el sur de Quito.

Antes funcionaban en la escuela Adelina Lazo en el sector de la Villa Flora, en la jornada vespertina. Sus alumnos están alegres por el cambio.

Correa inaugura año lectivo en colegio María Angélica Idrobo


Califique
2
( votos)