Tiempo de lectura: 2' 59'' No. de palabras: 438

Un tráiler copó uno de los ingresos al Hospital Teodoro Maldonado Carbo, del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) en Guayaquil, la mañana de ayer.

En su superficie había unas 15 cajas de madera, en cuyo interior estaban las piezas del acelerador lineal, un equipo que el IESS compró a la empresa Jon & Die Medical SA para el tratamiento de radioterapia en pacientes con cáncer.

Los equipos fueron desembarcados y colocados dentro del búnker desde las 10:00. Francisco Ceballos, director del hospital, dijo que hoy, a las 13:00, se tenía prevista la visita de Ramiro González, presidente del Directorio del IESS, quien haría la presentación de los aparatos. Posteriormente informaron la suspensión de su agenda en Guayaquil.

El cargamento incluye un acelerador lineal digital dual marca Elekta, un planificador de radioterapia (Elekta Xio/Focal), una red de gestión e integración (Elekta Mosiaq), un sistema de dosimetría y un set de accesorios de radioterapia.

Los aparatos estuvieron varios meses en Aduana. Para su instalación se esperaba la autorización de la Subsecretaría de Control Investigación y Aplicaciones Nucleares (Scian). Según Ceballos, la entidad inspeccionó el búnker antes de la instalación del acelerador. Y durante la fase de pruebas se espera que haga otro análisis.

La empresa Jon & Die Medical hizo algunos requerimientos antes de la instalación del equipo. Por ejemplo, aconsejó que el piso del búnker sea de vinil no conductivo de por lo menos 4,2 milímetros de espesor, ya que las máquinas pesan unas 2 toneladas. Y sugirieron la colocación de un transformador de energía exclusivo para el acelerador.

La compra del equipo y la construcción del búnker han tenido varias críticas. Un informe de la veeduría del Teodoro Maldonado señala que la construcción no contaba con los permisos municipales ni la licencia ambiental. Las autoridades del Seguro negaron esos reclamos.

El 23 de septiembre del 2010, el Seguro Social convocó a través del portal de compras públicas la licitación para la construcción del búnker. Y el 8 de noviembre se adjudicó la obra a la empresa Constructora Vicente Rodríguez, por un valor de USD 1 556 744.

El acelerador lineal fue adquirido en febrero del 2010, junto a dos máquinas más para los hospitales Carlos Andrade Marín (Quito) y José Carrasco Arteaga (Cuenca). Esto en un contrato de USD 10 556 536.

La instalación mecánica tomará alrededor de 45 días. Mientras que el período de calibración y pruebas tomará otros 60 días, según Ceballos.

Califique
2
( votos)