Tiempo de lectura: 6' 4'' No. de palabras: 971

Entrevista del día Mauricio Espinel, salubrista y miembro del Foro de Análisis de la Salud Pùblica

¿Cuál es el problema más grave en el sector sanitario, de acuerdo con la evaluación que hace el Foro de Análisis de la Salud Pública?

Uno de los problemas fundamentales es la falta de un sistema nacional de salud en el país. Históricamente tenemos una serie de actores: el Ministerio de Salud, que cubre el 30% de la población; el IESS, 18 a 20%; Isspol e Issfa, un 5%; y el sector privado, un 3 a 4% de la población. Luego está la Junta de Beneficencia, ONG, la Iglesia, municipios… cada uno haciendo lo que le parece, sin ningún tipo de orientación ni comunicación entre ellos, por eso hay desperdicio de recursos.

¿Cuál es su valoración sobre las políticas de gasto en prevención y curación?

Lastimosamente el gasto del Ministerio de Salud no se encuentra en la página web (www.msp.gov.ec), solo está el gasto en emergencia, una lista enorme de contratos que demuestra que las farmacéuticas, los vendedores de equipos, los constructores tienen el poder. ¿Dónde está el poder de la población? ¿Dónde está la participación ciudadana? No se ha hecho nada en esto. Y esto es tremendamente cuestionable e imperdonable, porque tenemos un Ministro que sabe de salud pública, sabe de la importancia que tiene la promoción y prevención.

¿Cuánto se debería destinar a promoción y prevención sanitaria?

En el contexto mundial se dice que deberían haber tres acciones preventivas y de promoción, por cada acción curativa. Aquí es al revés, tenemos cuatro acciones curativas por cada preventiva.

¿Recuerda algún ejemplo de salud preventiva?

En una radio me preguntaron por Máximo, un muñequito que Unicef usaba para promocionar prácticas y estilos saludables de vida. Ahora no se ve ni se oye nada, ni siquiera le vemos al Ministro. Yo que soy salubrista no sé hacia dónde se dirige. Esto es un proceso de educación a la ciudadanía, que entienda que la salud no termina en los hospitales. Desde lo político no vemos esa presencia, simplemente vemos aparecer a las autoridades en los hospitales. No puede ser que un Ministro de Salud, como informe, diga que se atendió tres veces más enfermos. El trabajo se debe dirigir al nivel primario. Los expertos dicen que un sistema de atención primario funcionando logra disminuir la carga de hospitales hasta el 70%.

¿Qué hace falta para volver a la salud preventiva?

Se requieren gente capacitada, recursos, materiales educativos, la capacidad de dar charlas y de reunir gente, madres, clubes deportivos y controlar una buena alimentación. Hay que fortalecer el nivel local con recursos, para que cuando uno revise el presupuesto se diga que sí ha habido interés por la comunidad, no solo porque las compañías farmacéuticas o los proveedores de equipos vendan más sus productos.

¿Cómo califican el trabajo de Gens Sapiens en la gestión de la emergencia?

Lo que ha gastado está reflejado en el presupuesto, en hospitales, medicinas y equipos. Los hospitales son un saco sin fondo. Se puede poner todo el dinero, que siempre va a hacer falta más porque la tecnología que juega un papel importante en la medicalización está cambiando. Eso es una vorágine sin fin, que consume todos los recursos.

¿El presupuesto de la salud es suficiente para hacer tareas de prevención?

Decimos que en los dos primeros años de (Rafael) Correa se elevó al 2,4% del PIB, pero volvió a bajar. No se cumplió con la Constitución que decía que el financiamiento de salud tenía que crecer 0,5% del PIB cada año, hasta llegar a 3,5%. Hoy por hoy estamos en alrededor de 1,8% del PIB. Los recursos disponibles no son suficientes. Además, se puede decir que no gastan ni lo que tienen, porque ejecutan menos, pero esto es por la forma de gasto, basada en la enfermedad. ¿Alguna vez se ha oído un escándalo de que se ha financiado el trabajo de un comité de salud de un barrio de Guayaquil, y no se sabe dónde está la plata? Nunca, porque eso no se hace.

Volviendo al sistema, qué sucede con la contratación de los médicos que faltan, lo que se ve más bien es que los existentes se pasan de los hospitales públicos al IESS...

No puede ser que el médico del Seguro Social gane un porcentaje más importante que el mismo médico del Ministerio de Salud. ¿Por qué estas diferencias? Porque no hay un sistema, una estructura básica que sostenga la planificación y la dirección de salud. Las entidades deberían poner en una bolsa su financiamiento y repartirlo de forma equitativa y según necesidades.

¿La subasta de medicamentos puede ser un intento por trabajar en grupo?

Son esfuerzos aislados, primero tiene que establecerse cómo va a funcionar el sistema en Ecuador y luego esas cosas coyunturales. Imagínese que si se suman los porcentajes de atención del Seguro y el Ministerio no son el 100%. Resulta que un 20% de la población no tiene acceso a la salud por esta desorganización.

¿POR QUÉ ESTÁ AQUÍ?

Su experiencia. Es director del Instituto de Salud Pública de la Universidad San Francisco. Y desde hace dos meses el vocero del Foro de Análisis de la Salud Pública.

Su punto de vista. Se dice que deberían haber tres acciones preventivas y de promoción, por cada acción curativa. Aquí es al revés.

Califique
2
( votos)