Tiempo de lectura: 2' 40'' No. de palabras: 414

La discriminación continúa siendo una barrera para miles de jóvenes, trabajadores sexuales, drogadictos y homosexuales infectados con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) que no pueden acceder a los tratamientos apropiados, según declaró ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Yves Souteyrand, coordinador de la Unidad Estratégica de Información sobre VIH de la OMS, declaró que en Europa oriental y Asia central hay una parte importante de personas infectadas por el VIH que utilizan drogas. Añadió que solo el 10% de estos afectados, que precisan un tratamiento oportuno, lo reciben.

El Día Mundial de la Lucha contra el Sida, que se celebra el 1 de diciembre, tiene este año como lema “Llegar a cero”. Con esto se pretende evitar nuevos infectados por VIH, reducir las muertes de enfermedades relacionadas con el virus y combatir la discriminación.

Se hace énfasis en la necesidad de erradicar la exclusión y el estigma sobre ciertos grupos a la hora de recibir tratamientos contra esta patología.

La OMS, a través de sus voceros, indicó que es preocupante que las adolescentes, los trabajadores sexuales, los hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres y las personas que usan drogas sean marginadas. Según la entidad, los inmigrantes tienen acceso limitado a los servicios sanitarios y muchos tienen que luchar para obtener la atención médica que precisan. Se estima que en todo el mundo hay unos 34 millones de personas que viven con el virus del sida, aunque solo el 54% de las que requieren tratamiento médico tienen acceso a él.

Entre los grupos en riesgo de no recibir tratamiento adecuado se encuentran también los niños, ya que según indicó Souteyrand es más complicado para ellos la administración de los medicamentos, y en muchos casos no existen instalaciones médicas apropiadas para tratarlos.

Según la OMS, solo el 28% de los niños que requieren medicación para combatir el VIH, lo reciben a tiempo.

Pese a las limitaciones de acceso a tratamiento de estos colectivos, la OMS celebró que desde el pico en contagios de sida alcanzado en la década de 1990, el número de personas que se infectan cada año ha ido disminuyendo considerablemente.

En 2011, 2,5 millones de personas resultaron infectadas de VIH en todo el mundo y 1,7 millones murieron por la enfermedad, lo que supone 700 000 casos de contagio menos que hace 5 años y 600 000 menos muertes que en 2005.

Califique
2
( votos)