Tiempo de lectura: 6' 6'' No. de palabras: 921

Las empresas Comsa (mexicana) y Marco Polo-Volare (brasileña) proveerán al Ministerio de Salud 90 ambulancias, por USD 11 millones. Estas llegarán en octubre.

imagenEsta compra se concretó durante la declaratoria de emergencia sanitaria, que rigió entre enero y julio pasados. El ministro de Salud, David Chiriboga, anunció la compra el 16 de junio pasado, cuando declaró que la emergencia se extendía otros 30 días.

José Oviedo, gerente del Proyecto Mi Hospital, dijo que se importó porque en Ecuador no hay la capacidad para producir y entregar esa cantidad de ambulancias en un tiempo óptimo.

Esta adquisición, en el extranjero, despertó el interés del asambleísta Leonardo Viteri (PSC), quien pidió explicaciones al Ministro. La respuesta llegó a su despacho el 14 de julio pasado: en un oficio, Oviedo, aseguraba no haber suscrito contrato alguno para la compra de las 90 ambulancias.

Pero, en el informe que el Ministerio de Salud entregó al Instituto de Compras Públicas (Incop), el 17 de agosto pasado, reveló que las ambulancias ya estaban en proceso de fabricación.

Ante la insistencia de este Diario para conocer más detalles sobre la importación, el equipo técnico de Mi Hospital indicó en un boletín de prensa que se adquirirán 30 ambulancias tipo I (para traslados simples), 50 del tipo II y 10 del tipo III (para traslados neonatales y complejos).

El precio unitario de las primeras, cuyo contrato se adjudicó a la brasileña Marco Polo, es de USD 93 164. Las de tipo II y III, que se compraron a Comsa, tienen un costo promedio de 122 247.

En el comunicado se recalca la importancia de que se haya tratado directamente con el fabricante. “Esto significó una rebaja sustancial del costo a diferencia de comprarlas a EE.UU., a través de un intermediario”, reza el texto.

Pero no se especifica el monto de la rebaja ni qué otras cotizaciones se analizaron. Además, esto difiere de la lógica con la que se adquirieron los dos hospitales móviles. En ese caso se compró en Estados Unidos, a través de su representante en Ecuador.

No es la primera vez que una entidad pública importa ambulancias. El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) compró 50 ambulancias a la empresa argentina Starmotors SA, en el 2009. Eran ambulancias tipo II y III, equipadas para traslados complejos. El monto de la inversión total fue de USD 2 452 003; las primeras costaron 47 946 y las segundas, 53 414. Estos precios no difieren mucho de los costos actuales del mercado, según Pedro Alvarado, gerente de Ferromédica, empresa ecuatoriana especializada en equipamiento médico y ambulatorio.

Esto lo demuestra con cifras: en el 2010 importó de la empresa mexicana El Dorado dos ambulancias Ford, tipo II, por USD 59 000 cada una. Las unidades se vendieron al Municipio de Ambato en USD 89 000 y hoy pertenecen al Cuerpo de Bomberos. La diferencia, añade, fue para el pago de transporte e impuestos.

Estos costos son más bajos que los ofertados por México y Brasil, aunque hasta ahora el Ministerio no ha hecho públicas las especificaciones de cada ambulancia. Solo se sabe que algunas están montadas en vehículos Ford y equipadas con tecnología de punta. También tienen garantía de fábrica y servicio técnico incluido. Esto indica que no se necesitará una inversión extra, como ocurrió con el primer hospital móvil que llegó al país y necesitó USD 1 353 571 para operar.

La industria local  se queja de no haber participado
Los fabricantes locales de equipamiento médico  no han podido producir ambulancias, en serie, por la dificultad de importar vehículos.

“La industria nacional necesariamente tiene que tener vehículos, sin ellos no hay equipamiento”, explica Pedro Alvarado, gerente de la empresa  Ferromédica, ubicada en Quito.

Según su cálculo, si tuvieran los vehículos disponibles tardarían unos 120 días en despachar las 90 ambulancias que el Ministerio de Salud ha comprado en México y Brasil.

 “Se debieran  quitar los aranceles de los vehículos para importarlos y permitir que la industria nacional los equipe”, dice Lucia Santeli, de Promecif, otra empresa quiteña que equipa ambulancias. “Sin esos contratos del sector público   o el apoyo del Gobierno no podemos mejorar ni invertir en moldes para fabricar en serie”.   
  
Estas empresas  tienen  la norma  ISO 9001  y la triple K, que garantiza la calidad de la producción, pero nunca han tenido un contrato de esa   magnitud.

 Uno de los últimos contratos de Ferromédica fue el equipamiento de cuatro  ambulancias marca KIA para la  Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE). “Hacemos pocos equipamientos, no nos dan la oportunidad de hacer grandes cantidades”, dice.

Promecif actualmente está equipando tres ambulancias, marca Hyundai,   para la Vicepresidencia. Son especiales porque están dirigidas para personas con discapacidad.  El costo de cada ambulancia, en este caso, bordea los USD 37 000.

La empresa ambateña Cepsan ha equipado ambulancias marca Hyundai  para el Cuerpo de Bomberos de Pastaza y Baños. Aquí el  costo de las  ambulancias fue de USD 28 000.

Geovannni Bonilla explica que si el cliente requiere más equipamiento como  una termocuna o un desfibrilador (insumos para ofrecer una atención más completa)  tendrían que añadir los costos respectivos: USD 17 500 por el primer insumo y USD 6 500 por el segundo. Esto sumaría  USD 52 000 por una ambulancia ‘full’  equipo.

Califique
2
( votos)