Tiempo de lectura: 5' 50'' No. de palabras: 1014

El régimen alimenticio de quienes viven con VIH/sida depende de la fase en que se encuentre el virus. Pero hay una serie de alimentos recomendables para todos los seropositivos, ya sea que estén en un estadio asintomático o en una fase avanzada de la enfermedad.

El VIH afecta directamente al sistema inmunológico, por lo que las defensas que protegen al cuerpo disminuyen. La nutricionista Ivonne Martínez recomienda aumentar las dosis de Vitamina A, C y E.

La A está presente en vegetales verdes, como el brócoli, espinaca, lechuga, col; frutas como durazno, papaya, melón; y en la yema del huevo o el hígado de res. Esta vitamina contribuye al mantenimiento de tejidos blandos y óseos y de membranas mucosas de la piel.

Jorge, seropositivo desde hace cinco años, incluye vegetales en su dieta. Esto le recomendó su médico del Hospital Eugenio Espejo y su pareja, Mathías, cuida de que no ingiera grasas porque esto afectaría los niveles de colesterol y triglicéridos.

Las naranjas, limones y demás cítricos, así como la coliflor y las papas contienen vitamina C, y esta tiene una función cicatrizante que ayuda a curar más rápido las heridas o llagas, que suelen presentarse en los pacientes más avanzados. Además es un gran antioxidante.

Los antioxidantes mejoran el metabolismo de la célula, ayudan a que funcionen de manera más óptima y fortalece a aquellas células que se sienten atacadas por el virus. La vitamina E, también antioxidante, ayuda a la proliferación de células de defensa. Aumenta la respuesta celular frente a alguna infección. Esta última está en los aceites vegetales, en los cereales y panes integrales.

Además de estas tres vitaminas, la dieta debe tener más calorías, que la de una persona sana, pues el virus va atacando a las defensas y es necesario que tengan la suficiente energía.

Para el clínico infectólogo Washigton Alemán, los seropositivos deben tener una educación nutricional, que les permita saber cuáles son los componentes de los alimentos para consumirlos de forma balanceada. Enfatiza en que la dieta debe ser individual, porque el VIH es común que se presenten enfermedades oportunistas y hay que revisar la complicación de cada paciente y armar un régimen alimentario.

Jorge cuenta que la dieta diaria más la medicación le permite llevar una vida normal.

Paulina Montenegro, de Care, cuenta que hace dos años, el PMA (Programa Mundial de Alimentación de la ONU, presentó una guía de alimentación para personas con VIH. Entre las recomendaciones está evitar alimentos crudos, porque es probable que contengan bacterias, que perjudiquen el sistema digestivo de los pacientes.

La guía también sugiere que se tenga cuidado con “los calentados”, pues al refrigerarlos y volverlos a calentar es más fácil que adquiera bacterias.

La infectóloga Alba Sandoval explica que entre las enfermedades oportunistas están las infecciones intestinales, problemas de piel, tuberculosis, neumonías. El sistema inmune se deprime. La nutrióloga Ángela Gómez sugiere evitar el exceso de lácteos. “La mucosa sobreañadida es común en ellos, aparecen más hongos en la piel y los lácteos aumentan la humedad del cuerpo. Los hongos crecen más fácil en sitios húmedos y eso puede complicarse”.

Alemán dice que si la persona está asintomática o medicada y su sistema inmunológico está sano puede llevar una dieta normal, sin olvidar las verduras, frutas y evitar las grasas presentes en comida chatarra.

La nutricionista Daniela Almeida dice que son más propensos a la desnutrición, porque pierden masa muscular y peso. Esta disminución de energía les quita el apetito. No deben dejar de comer.

Para tomar en cuenta

Es primordial que no se consuman alimentos de los que no se conozca su  procedencia, porque pueden desencadenar infecciones intestinales.

Es preferible evitar los alimentos crudos y  consumir todo cocinado.
 
Lavarse las manos varias veces al día previene otras infecciones.
 
La proteína  del suero de la leche  tiene antioxidantes y propiedades estimulantes.

Tomar  muchos  líquidos; mínimo 8 vasos al día de agua y jugos naturales  para hidratar las células.

Los carbohidratos  de deben estar en cada comida y es preferible que sean integrales.

Las grasas  deben ser insaturadas. Preferir los frutos secos, aguacate y aceites vegetales.
 
Evitar el exceso de bebidas alcóholicas porque pueden causar problemas en el hígado.


Vitamina A

Ayuda al desarrollo  saludable de la piel, en su conservación, y en la protección de las membranas mucosas que revisten la boca y la nariz. Está presente en los huevos y vegetales de color verde.

Vitamina E

Protege a las membranas biológicas de los nervios, músculos y el sistema cardiovascular.  Ayuda a prolongar la vida de los glóbulos rojos. Se encuentra en la zanahoria y aguacate.

Vitamina C

Protege al  organismo de los radicales libres que  aceleran el envejecimiento y se asocian con  enfermedades cardíacas.  Produce colágeno para mantener  los músculos y huesos. Presente en los cítricos.


Dieta balanceada

Porciones diarias

Comer mínimo 5 veces al día, en estas porciones:
7  de  vegetales y frutas
6-8   de granos y cereales
2-3   de lácteos
2-3   de proteínas

Ponga atención

 Una dieta adecuada para un paciente portador de VIH debe constar de todos los nutrientes y grupos de alimentos. La cantidades deben ser medidas. Se recomienda aumentar la ingesta de frutas y vegetales y evitar  las grasas trans.


 Una dieta adecuada para un paciente portador de VIH debe constar de todos los nutrientes y grupos de alimentos. La cantidades deben ser medidas. Se recomienda aumentar la ingesta de frutas y vegetales y evitar  las grasas trans.
Califique
2
( votos)