Tiempo de lectura: 3' 34'' No. de palabras: 499

Una fila de personas se formó ayer en la mañana en la planta baja del edificio, en donde opera la firma de courier Recapt SA, en la 10 de Agosto y Juan Pablo Sanz. “Vamos a dejar nuestras hojas de vida”, comentaron los jóvenes interesados.

Esta firma ganó la semana anterior la puja del concurso público para manejar el sistema de agendamiento de citas médicas y atención de salud del IESS, pero aún no se concreta la firma del contrato por posibles irregularidades.

Durante el fin de semana se instalaron escritorios y computadoras en el primer piso del edificio, en donde, hasta la semana anterior, todavía no había nada.

Esto motivó a la Veeduría por la Vida del IESS a solicitar a los tres miembros del Consejo Directivo, la conformación de una comisión que constate que la empresa ganadora de la puja cumple todos los requerimientos y que el proceso de subasta fue transparente, explicó su titular, Miguel Villareal.

Independientemente de este pedido, ayer a las 11:40 funcionarios del IESS inspeccionaron las oficinas de Recapt SA.

En el primero y quinto pisos había flores para recibir a los funcionarios. Bolívar Bolaños, subdirector general del Seguro, encabezó la subcomisión técnica que realizó la revisión, pero se negó a hablar con este Diario. “El único autorizado a hablar es el economista (Ramiro) González”, dijo.

Hasta el cierre de esta edición, González no atendió las llamadas. Javier Villacís, parte de su comitiva, contestó: “Esta en reuniones”. A Villareal le desconcertó enterarse de que el IESS recién estuviera haciendo la inspección, cuando se debió hacer antes de la calificación de las ofertas presentadas al concurso público.

Por iniciativa propia, los miembros de esta Veeduría visitaron las dos empresas finalistas (Recapt y Solnet) antes de la puja, pero les impidieron el ingreso.

Luis Solá, presidente de Recapt, y Xavier Vela, gerente, se negaron a hablar con este Diario e impidieron la entrada para ver las adecuaciones realizadas el fin de semana. Aníbal Carrera, presidente del actual proveedor Crónix, explicó que el cableado y las instalaciones técnicas para instalar un ‘call center’ se montan “en unos seis meses” y no en un fin de semana. “No se trata de comprar escritorios, se debe contar con un software médico, por ejemplo”.

El IESS tiene 15 días para adjudicar el contrato para el servicio de agendamiento y atención de salud al courier Recapt SA.

La inspección de la infraestructura tecnológica y física, según Carrera, sí se realizó en la subasta del 2009 antes de la puja.

Pese a que el informe de la subcomisión de ese entonces fue negativo para las empresas TATA y NexosTalent, estas fueron aceptadas como participantes, pues cumplieron con los requisitos.

Crónix dejará de laborar el 23 y hasta el 1 de abril tiene para dejar el servicio al nuevo proveedor.

Califique
2
( votos)