Tiempo de lectura: 6' 56'' No. de palabras: 1129

La marea alta ingresa con dificultad hacia el estuario del río Chone, ubicado en el norte de Manabí. Esta situación se repite desde hace seis años. El brazo de mar, que mide 29,9 kilómetros de longitud y en su parte más ancha alcanza hasta los 1 800 metros, está sedimentado. Una de las causas de acumulación de material sería la deforestación, asegura el biólogo José Bernal, del Municipio de Sucre.

Los bancos de arena y de tierra son visibles desde la vía Bahía -Tosagua. En esa zona, la actividad camaronera predomina y los cerramientos de las piscinas camaroneras formadas por montículos de tierra en línea recta, sobresalen en medio de las islas que se han formado por la acumulación de los sedimentos fluviales.

El estuario, a consecuencia del acopio de ese material, se ha dividido en múltiples canales y ha perdido profundidad.

Bernal cree que la situación del estuario del río Chone es alarmante. "Antes del fenómeno El Niño (1997-1998) las profundidades llegaban hasta los 15 metros, ahora máximo son de tres a cinco metros", asegura el especialista.

En la zona de Puerto Ébano, una comunidad ubicada en el kilómetro 21 del sureste de Bahía, la sedimentación del estuario provoca molestias y cambia el humor de sus residentes. Nelson García es un pescador artesanal del lugar. Su lancha de fibra de vidrio equipada con un motor fuera de borda reposa sobre una masa de fango.

El pescador comenta que cuando la marea es alta, el agua del mar tarda hasta tres horas en llegar a puerto Ébano. "Hay ocasiones en las que nos toca empujar nuestras embarcaciones en medio del lodo". Ese trabajo lo realizan hasta arribar a un sitio donde se pueda navegar y encender el motor, explica García.

En medio de los inmensos bancos de arena se han formado ocho islas, grandes y pequeñas. Ahí se posan a diario fragatas, ibis y patos cuervos, entre otras especies. Esas aves marinas se alimentan de los pocos crustáceos que aún viven en medio del fango y la acumulación de material sólido.

Otra de las consecuencias de la alta sedimentación en el estuario es la muerte de los peces. Según Bernal "una vez que la marea alta ingresa al estuario tiene dificulta en salir. Esa acción hace que el agua pierda oxigenación y los peces mueran". El biólogo agrega que la sedimentación también causa un efecto social en los pescadores. "Con anfibios muertos, los pescadores no tienen trabajo".

El pescador artesanal Oswaldo Mendoza también reside en puerto Ébano. Cruzado de brazos, cuenta que como el agua no ingresa al estuario, las larvas de camarón murieron. "Hace más de cinco años que ya no podemos pescar larvas, a veces nos toca hacer viajes de hasta 12 horas para llegar al mar, vamos tramo por tramo pues los canales de lodo nos impiden deslizarnos con facilidad".

Para navegar en marea alta hay que hacerlo con mucho cuidado. José Ponce, habitantes de la comuna Portovelo, del cantón San Vicente, se gana la vida como guía y remador. "El estuario está con mucho sedimento, es por eso que nosotros somos muy cautos cuando transportamos a los turistas, ellos usan chalecos salvavidas".

Ponce al igual que un gran número de residentes de Portovelo se dedica a movilizar a turistas hacia el estuario, alternan los paseos de los visitantes en lanchas con motores fuera de borda y en bongos (embarcaciones artesanales de madera) impulsadas a remo.

Los camaroneros también sienten el remezón originado por la sedimentación. Rodrigo Vélez un empresario camaronero dice que en el estuario existen 4 500 hectáreas de camarón, de esas unas 3 500 están activas. Para Vélez la situación en la zona se puso grave desde el fenómeno de El Niño.

"La deforestación en las cuencas hídricas donde nace el río Chone permitió que la capa vegetal se deslizará con las crecientes del corredor natural y llegue en forma líquida al estuario. Si no se toman correctivos este estuario podría convertirse en un delta".

Mayra Vera, representante del Ministerio del Ambiente en Bahía de Caráquez, dice que está consciente que el estuario tiene un alto grado de sedimentación. "El puente Los Caras que une a Bahía con San Vicente se ha convertido en una especie de dique que también retiene los sedimentos y ha formado dos bancos de arena uno a cada lado del viaducto", dice.

Una medida para tratar de aplacar el problema, agrega Vera, es emprender un plan de reforestación en las partes altas de los cerros que circundan el estuario y las cabeceras de los ríos de Chone donde también se inicia el problema.

Cuando la marea baja, desde una de las colinas que está sobre Bahía de Caráquez, se ven los bancos de arena. Ahí, los fines de semana, los residentes improvisan playas para bañarse y tomar sol.

Punto de vista
Darwin León,  activista ecológico

Desde que nací vivo en el cantón Pedernales en el noreste de Manabí. Aquí tenemos el estuario del río Cojimíes que mide aproximadamente 25 kilómetros de longitud. Una de las preocupaciones de nuestros habitantes es no repetir la historia de lo que sucede en el brazo de mar del estuario del río Chone. Para esto nuestra comunidad ha empezado a formar islas pequeñas en el Cojimíes. Ahí, a diferencia de lo que pasa en el río Chone la capa vegetal aún existe pero la tala de árboles no se detiene. Este es un problema ambiental muy grave que enfrentamos. Tenemos 70 000 hectáreas en la reserva Mache-Chindul, ubicada entre Esmeraldas y Manabí , pero nadie detiene el proceso de deforestación que se vive en esa zona. La gente no se detiene a pensar sobre las graves consecuencias que acarrea este desfase ambiental. En el caso de presentarse un fenómeno El Niño las consecuencias en estas zonas serían poco halagadoras.

Las alternativas

  • En el Consejo Provincial de Manabí se dan los últimos detalles de un proyecto que permitirá realizar el dragado para habilitar varios canales de navegación.
  • El Ministerio del Ambiente (MAE) declaró a 2 800 hectáreas en el estuario desde el puente Los Caras hasta comuna Salinas como zona de reserva natural.
  • La reforestación. Mayra Vera, representante del MAE, indicó que se debe emprender un plan de reforestación en las partes altas de los cerros que circundan el estuario y las cabeceras de los ríos de Chone problema.
Califique
2
( votos)