Tiempo de lectura: 3' 55'' No. de palabras: 641

La Clínica Cotocollao, ubicada en las calles 25 de Mayo y Lizardo Ruiz, fue clausurada ayer por las autoridades sanitarias. Los motivos: cinco neonatos se contaminaron posiblemente con una bacteria y uno de ellos falleció.

Gabriela Mangandi es la madre del bebé fallecido. Se trataba de una de sus hijas gemelas que nacieron el 23 de diciembre. La otra bebé fue trasladada al Hospital Baca Ortiz donde le confirmaron que tenía una infección provocada por una bacteria.

Los otros recién nacidos infectados tenían similares síntomas: vómito, sangrado, estómago hinchado y piel verdosa. Por lo que también fueron trasladados al Hospital Baca Ortiz, según la información de la Dirección Provincial de Salud de Pichincha.

Los propietarios de la clínica se defienden diciendo que dos de los cinco neonatos ya recibieron el alta médica y que no fueron a ninguna casa de salud, aunque sí se los llevaron en ambulancias. Reclaman también que la Dirección Provincial de Salud les haya acusado de no tener permiso para manejar un área de neonatología cuando pasaron varias inspecciones sanitarias y tenían sus camas dispuestas para recibir a los pacientes de la red pública de salud.

La clínica Cotocollao, que tiene una trayectoria de casi 20 años, mantenía un convenio con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) para recibir a los pacientes de esta entidad. El abogado de la entidad, Vicente Izquierdo, señaló que en los últimos seis meses, cuando se abrió la sala de neonatología, se han atendido a 170 bebés y que no ha habido ninguna complicación.

Al momento del desalojo, aparte de los cinco neonatos, solamente había dos pacientes adultos que llegaron a la clínica por otras dolencias. Una de las propietarias asegura que no querían marcharse y que fue doloroso el traslado.

Es la primera clausura que se hace en Pichincha este año. En el 2012 el caso más mediático fue el cierre de la Clínica Gastromed, en el norte de Quito, donde murió una paciente que acudió a hacerse una reducción de estómago. Esto ocurrió el 21 de mayo y actualmente dos galenos fueron acusados por un supuesto error médico en la cirugía laparoscópica que debían practicarle a la mujer.

La posible presencia de una bacteria en la Clínica Cotocollao recuerda lo ocurrido en las salas de neonatología de hospitales públicos a inicios del 2011. Más de 20 neonatos murieron en las unidades públicas de Guayaquil, Loja y Santo Domingo de los Tsáchilas durante este periodo. La Defensoría del Pueblo destapó estas irregularidades y la investigación arrojó que al menos en Guayaquil los neonatos se habían contaminado con la bacteria llamada serratia.

El Ministerio de Salud declaró la emergencia sanitaria y a continuación se mejoró una treintena de salas de neonatología en todo el país. Sin embargo, la demanda todavía no se abastece y el año pasado, el sector público tuvo que lidiar con la muerte de más de 60 neonatos en Esmeraldas.

Por las obras de ampliación del hospital regional, los partos complicados fueron derivados a la Maternidad Virgen de la Buena Esperanza. Pero un informe hecho por el vicariato de esa provincia, encargado de la maternidad, señaló que solo en un caso hubo presencia de una bacteria. La causa de muerte en los otros casos apuntaron a la prematurez de los partos. La mayoría eran hijos de madres adolescentes.

Cronología del cierre

Sin aviso oficial.  Los propietarios de la clínica se enteraron el viernes de la clausura por un tuit del Ministerio de Salud (@Salud 5 niños fueron retirados de ese centro por la Dirección de Salud.

Califique
2
( votos)