Tiempo de lectura: 5' 25'' No. de palabras: 843

Las pujas de la subasta inversa de medicamentos empezaron ayer en medio del reclamo de una decena de proveedores que se quedaron fuera.

José Apolo, gerente de la distribuidora Gyba Médica, llegó a la Estación de Cristal del Teleférico, centro de operaciones del Instituto Nacional de Compras Públicas (Incop), para reclamar por su exclusión de la subasta corporativa de los medicamentos.

Apolo, con la Ley de Contratación Pública en la mano, alegaba que su informe financiero es impecable, pero que la Comisión Técnica de la Subasta se fijó en una operación de carácter comercial que no es vinculante para el sector público ni privado.

  • Vídeo

Subasta de medicamentos

Las pujas de la subasta pública arrancaron ayer. 120 procesos se declararon desiertos, según el Incop. Los proveedores presentaron sus observaciones.

Jorge Arias, funcionario del Incop y presidente de la Comisión Técnica de la subasta de fármacos, atendió el reclamo de Gyba Médica y recibió la copia de una circular de la Superintendencia de Bancos y Seguros (con fecha 20 de septiembre) que aparentemente le da la razón. Arias prometió revisar los documentos y explicó que de encontrar errores en la calificación, el Incop procedería a declarar desiertos los 49 procesos en los que podía participar la distribuidora nacional.

Juana Ramos, directora de la Cámara de Industriales Farmacéuticos Ecuatorianos, cuestionó el trabajo de la Comisión Técnica, que calificó las 1 546 ofertas que presentaron los 89 proveedores médicos. Sin precisar un número de perjudicados, dijo que varias empresas nacionales habían sido calificadas injustamente.

La comisión está integrada por Gloria Murillo (Isspol), Sonia Díaz (Issfa), José Avilés (Ministerio de Salud) e Isabel Fraga (IESS). Estos dos últimos estuvieron ayer en la Casa de Cristal, pero se negaron a hablar del proceso de calificación con este Diario.

Avilés dijo que las empresas descalificadas no presentaron ciertos documentos o alguna declaración juramentada y que no podía dar más información. Fraga dijo lo mismo y remitió al Incop, como rector del proceso.

Hasta el mediodía de ayer había 120 procesos desiertos (de los 524 que se presentaron).

Las razones son que no hubo ofertantes o que los proveedores que presentaron sus ofertas fueron descalificados, según la explicación de Jorge Arias. Para adquirir estos medicamentos que se quedaron sin ofertantes, el Incop lanzará nuevos procesos de compra la siguiente semana.

El resto de procesos se ventilarán hasta el viernes y los resultados se podrán ver a través del portal del Incop. En las pantallas de la Casa de Cristal se informó hasta el mediodía de ayer que se subastó casi USD 40 millones con un ahorro de 12 millones.

Apolo indicó que podría haber más ahorro si entraban más empresas nacionales y puso un ejemplo: la Amoxilina polvo para suspensión de 250 mg (antibiótico), que partía de USD 3,1 por unidad, ayer se cerró su precio en USD 2,5 (la oferta fue presentada por el laboratorio Gykormed S.A). Gyba, sin embargo, asegura que ellos podían haberla vendido a USD 1, 5.

La otra variante de la subasta es la negociación directa que el Incop hará con los proveedores que venden sus productos con exclusividad. Un ejemplo es JRC Pharma Group, que es el represente de Bayer en Ecuador. Su gerente, Javier Reyes, confirmó que hay siete productos que solamente él puede vender al Estado. El monto estimado de esta negociación es de USD 104 millones.

Un total de 68 ítems de medicamentos se adjudicarán mediante negociación directa. Estos procesos se realizarán entre hoy y el lunes. Muchos de estos tienen montos referenciales que superan el millón de dólares. El más alto es el de la Atorvastatina, tableta de 40 mg (para males cardiovasculares). Las unidades públicas requieren casi 15 millones de unidades de este medicamento y el costo referencial de la compra es de casi USD 30 millones.

Todavía no se conocen los nombres de los proveedores que negociarán directamente con el Estado. El Incop solo informó que deberán ofrecer un precio con un 5% menos del valor referencial establecido en la subasta.

El ministro, David Chiriboga, informó ayer que el mayor logro es la creación de un repertorio de fármacos que permitirá que las 600 unidades públicas hagan sus pedidos directamente a proveedores, con el precio fijado en la subasta. Y adelantó que también se establecerá un control posrregistro de los medicamentos.


El proceso


Las pujas se realizarán hasta el próximo viernes. Luego todo será revisado por la máxima autoridad del Incop para adjudicar los contratos.
Las negociaciones directas están planteadas para adquirir los medicamentos que tienen un solo ofertante. Estos tienen que ofrecer un precio con un 5% menos del precio referencial.

La adjudicación de contratos está planificada para el 28 de octubre. En esa fecha los proveedores firmaron un convenio para abastecer de medicamentos durante dos años.

El repertorio de medicamentos es el producto final de la subasta. Esto servirá para adquirir los medicamentos, con el precio negociado en la subasta.

Califique
2
( votos)