Tiempo de lectura: 3' 38'' No. de palabras: 506

Las pastillas adulteradas que se producían en Tulcán (Carchi) se llevaban a Colombia. Esta es la conclusión preliminar que tiene Miguel Palacios, director provincial de Salud. Actualmente este caso, descubierto hace dos semanas, se ventila en la Fiscalía del Carchi.

El agente fiscal encargado de la investigación, Ernesto Montenegro, aseguró que el viernes último se enviaron muestras de las pastillas a los laboratorios del Instituto Izquieta Pérez de Quito.

“Esperamos los resultados de los exámenes para determinar la composición de las pastillas”.

En el operativo, que se desplegó en dos casas ubicadas en el sur de la capital carchense, donde funcionaban los supuestos laboratorios clandestinos, se encontró maicena, bondex (material de construcción) y ácido bórico.

Los agentes de la Policía, que participaron en el allanamiento de los inmuebles, consideran que estos materiales eran usados como materia prima para la elaboración de las tabletas.

En el lugar, además, se encontraron 50 000 pastillas que supuestamente correspondían a medicamentos comprimidos de terramicina, buscapina y sevedol. Los productos originales de esas marcas no requieren receta médica para ser adquiridos.

Producto de este operativo se detuvo a tres personas, dos de nacionalidad colombiana y un ecuatoriano.

Luego de este hallazgo, los inspectores de la Dirección de Salud de Carchi recorrieron todas las farmacias de la provincia.

Palacios asegura que no se encontraron medicamentos adulterados en las boticas. Todo lo contrario, aseguró, se venden solamente pastillas fabricadas en laboratorios que están reconocidos por el Ministerio de Salud.

Incluso se revisaron pastillas de terramicina, buscapina y sevedol. Pero en las farmacias de esta provincia fronteriza se expenden medicamentos originales.

La tesis preliminar que manejan las autoridades sanitarias es que las pastillas confiscadas se llevaban a Colombia.

Palacios no conoce si en Carchi existan antecedentes de falsificación de medicamentos.

Sin embargo, se sabe que hay intentos por ingresar productos desde Colombia a Ecuador, que no poseen los registros sanitarios.

En el destacamento del Servicio de Vigilancia Aduanera de Yahuarcocha se decomisan constantemente esta clase de productos. “Esos remedios no tienen registro sanitario ecuatoriano por lo que son ilegales”, asegura el personal del Servicio.

También comentó que la mayoría de fármacos encontrados son multivitamínicos y hasta medicamentos, que se utilizan para la disfunción eréctil.

En cuanto a la ingesta de estas pastillas falsificadas, hasta ayer no se reportaron personas afectadas. Aunque Palacios considera que si alguien las ingiere no hubiera sentido ningún malestar. Según dice, no tienen ningún compuesto químico. Pero alerta que el consumo de medicamentos debe ser con receta.

Tome en cuenta

La vigilancia de productos falsificados se extenderá a las tiendas de productos naturales, dijo Miguel Palacios, director provincial de Salud de Carchi.

La persona que requiere un medicamento debe verificar las indicaciones y su procedencia, además, del registro sanitario.

Los médicos recomiendan a la ciudadanía evitar la automedicación. En caso de sufrir cualquier dolencia se recomienda visitar a médicos profesionales.

Califique
2
( votos)