Tiempo de lectura: 2' 10'' No. de palabras: 345

Los países americanos han alcanzado importantes avances en reducir el consumo del tabaco, pero deben esforzarse más en prohibir la publicidad de los cigarrillos y aumentar los impuestos a ese producto, estimó este miércoles la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Trece países del continente, donde mueren 1 millón de personas al año a causa del tabaco, ya tienen leyes que prohíben fumar en lugares públicos cerrados y oficinas, se congratuló la OPS en un informe.

En contraste, 24 países carecen de legislación que prohíba la publicidad de cigarrillos en los medios de comunicación, indicó.

Sólo Colombia y Panamá poseen leyes para restringir la publicidad y las aplican.

La OPS recordó que un convenio marco para el control del tabaco, en vigencia desde 2005 y ratificado por 29 países del continente, llama a instaurar la prohibición de publicidad en un plazo de cinco años.

Asimismo, el convenio pide ir incrementando paulatinamente los impuestos al tabaco, para hacer que su precio de venta al público aumente, pero “pocos países lo han hecho”, indicó la organización, con sede en Washington.

En este sentido, Chile y Argentina son los países que más han avanzado, pues tienen una tasa impositiva de 75% del precio de venta al consumidor de los productos de tabaco.

Tres recomendaciones de la OMS contra el tabaco son cumplidas por 16 países en cuanto a advertencias sanitarias en los paquetes de cigarrillos: que ocupen al menos el 50% de la superficie, que tengan imágenes y que eliminen términos “engañosos”, como “suaves” o “light”.

Pero “pocos países en las Américas ofrecen una ayuda fuerte para dejar de fumar, como el que recomienda el convenio marco ” , con líneas telefónicas de apoyo, terapias y servicios de ayuda gratis y de fácil acceso, agregó la OPS.

El convenio marco no ha sido ratificado por Argentina, Cuba, Estados Unidos, El Salvador y Haití. República Dominicana es el único país que ni siquiera lo firmó.

Califique
2
( votos)