Tiempo de lectura: 1' 47'' No. de palabras: 270

Las mujeres no corren automáticamente más riesgo de desarrollar cáncer de mama solo porque alguien de su familia obtuvo resultados positivos a una prueba genética de la enfermedad, según informaron investigadores estadounidenses.

Los hallazgos traerían alivio a las mujeres de familias con antecedentes. Esto, luego de que un estudio en el 2007 sugiriera que solo tener un pariente con mutaciones en los genes BRCA1 o BRCA2 elevaba el riesgo de una persona de desarrollar cáncer mamario, aún cuando sus propios resultados fueran negativos.

“Los resultados son alentadores y tranquilizadores”, dijo la doctora Allison Kurian, de la Escuela de Medicina de la Stanford University, cuyo estudio fue publicado en Journal of Clinical Oncology.

La mujer estadounidense promedio tiene alrededor de un 12 a un 13% de posibilidades de desarrollar cáncer de pecho en su vida. Alrededor de un 5 a un 10% de los tumores mamarios son genéticos y la mayoría de esos casos son provocados por anormalidades en los genes BRCA1 o BRCA2.

Para el nuevo estudio, el equipo analizó datos de más de 3 000 familias con mutaciones en los genes BRCA1 o BRCA2 de tres países: Estados Unidos, Canadá y Australia.

Los expertos compararon las tasas de cáncer entre las portadoras y las no portadoras de las variaciones en los genes con antecedentes familiares. El equipo no halló evidencia de una aumento del riesgo de cáncer mamario entre las mujeres que no portaban la mutación que sí estaba presente en algún otro miembro de su familia. “Es tranquilizador que no observamos ninguna señal de riesgo”, finalizó Kurian.

Califique
2
( votos)