Tiempo de lectura: 3' 43'' No. de palabras: 571

La ventanilla de estadística del Hospital Enrique Garcés, en el sur de Quito, tiene un afiche que promociona el sistema de referencia y contrarreferencia, que funciona desde este mes.

Este modelo de atención pretende educar a los usuarios para que vayan a centros y subcentros de salud antes que a los hospitales, y que vuelvan a las unidades básicas después de que el especialista les revise.

Victoria Abalco fue al Hospital un día de la semana pasada, pero le mandaron de vuelta a su barrio. Buscaba un turno de traumatología, para hacerse chequear su artritis inguinaria, y otro turno de otorrinolaringología, para su hijo de 13 años, que padece hemorragias nasales.

Esta mujer de 46 años, que había vivido la mayor parte de su vida en el centro de Quito, no conocía la unidad de salud de su actual barrio, la Mena 2. Fue el sábado pasado, sobre todo, porque su hijo tenía una hemorragia nasal fuerte. Sin embargo, no le atendieron y ella optó por comprar la medicina que le habían dado en una consulta anterior. Tampoco le dieron la cita que buscaba para traumatología y le mandaron al Hospital, con la justificación de que allí tienen su historia clínica.

Este ejemplo ilustra cómo se está implantando el sistema de referencia y contrarreferencia en el sur de la ciudad. Las unidades básicas de salud todavía no coordinan bien con el hospital más cercano. Édison Herrera, director del Área 20 de Salud, también dice que el trabajo extra que ahora tienen las unidades de este sector para frenar el contagio del sarampión retrasó la implementación del sistema.

La semana pasada, el servicio de Estadística del Enrique Garcés informó que entre el 3 y el 12 de octubre apenas habían recibido 120 referencias desde las unidades de salud de los barrios, y que aún no se habían hecho contrarreferencias.

Marco Ochoa, director del Enrique Garcés, informó que es un proceso de cambio en el área de Estadística, que ha estado acostumbrado a la demanda espontánea. Agregó que han ampliado su horario de atención, de 07:00 a 19:00, para recibir más llamadas de los centros y subcentros.

El paciente no solo que llega al Hospital con una hoja de referencia, el sistema incluye que una persona de los centros de salud tome el turno por el paciente, para garantizar la atención.

El Hospital del Sur atiende al día, entre 450 a 500 en consulta externa y entre 350 a 400 consultas en el área de Emergencia.

Actualmente, la mitad de la Consulta Externa está reservada para las referencias de los centros de salud.

El Hospital todavía admitirá las citas espontáneas y las que se dan a través del ‘call center’, pero para enero del próximo año, todos los pacientes que lleguen tendrán que haber sido evaluados previamente en las unidades básicas de salud.


Los servicios

Cinco líneas telefónicas abrió el Hospital Enrique Garcés para atender las llamadas que se hagan desde los centros y subcentros de salud.

Un total de 77 unidades operativas existen en el sur de la ciudad. Pertenecen a nueve áreas de salud: La Tola, Chimbacalle, La Magdalena, Epiclachima, Conocoto, Chillogallo, Guamaní, Machachi y Sangolquí.

Además, hay dos maternidades, en Chimbacalle y en Guamaní, que operan 24 horas.

Califique
2
( votos)