Tiempo de lectura: 3' 53'' No. de palabras: 584

La capacidad de la sala de oncología y hematología del Hospital Eugenio Espejo se duplicó. Atrás quedó aquella sala donde los pacientes, hacinados, recibían la quimioterapia y las sillas de plástico en las que se acomodaban y permanecían durante las 5 ó 6 horas que dura el tratamiento. La nueva sala tiene 18 sillones para atender la demanda del hospital.

Ahmad Wali Mushtaq, encargado del servicio de oncología, dice que la expansión era necesaria para atender a los 1 500 pacientes derivados de la adopción del cáncer como enfermedad catastrófica.

La red de Programa de Protección Solidaria (PPS) brinda cobertura gratuita a las personas que padecen patologías como cáncer, insuficiencia renal, malformaciones congénitas del corazón, tumor cerebral o lesiones producidas por quemaduras graves y trasplantes.

Juan Moreira, director general de salud, dice que el PPS tomó fuerza desde el 2010, cuando se dieron 8 235 atenciones a pacientes principalmente con cáncer e insuficiencia renal. El Mi-nisterio tiene el detalle de lo gastado entre julio del 2010 a mayo del 2011: USD 313 459.

“En realidad es bastante poco todavía”, dice Moreira y explica que se quiere descentralizar estos fondos y dividir el país en tres áreas: Sierra Central Norte, con un presupuesto de USD 6 millones, la Costa con un monto similar y la zona del Austro con unos USD 2 millones al año para cubrir la demanda de atención de enfermedades catastróficas que existen hasta el momento.

La ampliación de la sala de oncología del Eugenio Espejo tuvo un costo de USD 28 000 y fue posible gracias a la autogestión del hospital y a la Fundación Ayúdame a Vivir con Cáncer.

El espacio, en el quinto piso, tiene dos televisores plasma en la pared para entretener a las personas mientras reciben su tratamiento y se garantiza su privacidad con unas puertas corredizas.

El doctor Wali sostiene que se programarán sesiones de quimioterapia los fines de semana, unas 10 al día, para dar más cobertura. Con eso se alcanzarán las 460 atenciones al mes.

Lilian Tamayo, que sufrió la extirpación de una mama, da cuenta del cambio. Ella recibió dos sesiones de quimioterapia en la sala antigua: “Cuando se conseguía uno de los nueve primeros turnos, se tenía asegurado un sillón de cuero, si no tocaba una silla de plástico”.

La demanda en consulta externa también es alta. A diario se atienden de 180 a 200 pacientes. El equipo de médicos tratantes tiene cuatro oncólogos y un cirujano. Este último hace 45 cirugías menores y 20 mayores, como una mastectomía o una amputación.

Las personas llegan con turno y sin él y los doctores del servicio extienden sus horario para atender a todos, sobre todo a los de provincia. La fila de pacientes fuera de los consultorios de oncología es una constante en el hospital.

Las consultas

El oncólogo  Ahmad  Wali Mushtaq explica que los casos  que más llegan  al  Hospital Eugenio Espejo son el cáncer de mama, en el caso de mujeres, y el cáncer  de próstata, en el caso de los hombres.

Asimismo, el oncólogo ha notado   un repunte del cáncer de tiroides, en el caso de las mujeres, y cáncer de pulmón, en el caso de los hombres. El cáncer de estómago o gástrico sigue siendo el más letal.

Califique
2
( votos)