Tiempo de lectura: 4' 19'' No. de palabras: 650

El Ministerio de Salud está inmerso en un proceso de reestructuración desde hace tres años. Carina Vance, subsecretaria de Planificación de esta Cartera de Estado, está encargada de diseñar el nuevo mapa de la entidad.

El objetivo es desconcentrarse en unidades operativas más pequeñas y cubrir todo el país.

Para lograr que la salud llegue a todos los rincones del país será necesario crear un nuevo nivel administrativo . Este será el nivel zonal. La Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades) en un trabajo de análisis de dos años ya ha dividido el país en nueve zonas (ver cuadro).

“Ahora tenemos áreas de salud que no corresponden con los límites y tampoco con las áreas de educación. Hay un desfase en cuanto a la información”, dice Vance y añade que los ministerios de Educación y Salud tienen que actuar articulados. “La educación es un determinante de la salud”.

En cada zona habrá un coordinador, que de momento es el mismo Director Provincial (este funcionario tiene nuevas competencias tras el Acuerdo Ministerial 367, del 27 de abril del 2011). Todo esto es temporal, porque el proyecto de reforma contempla que las direcciones provinciales pasen a ser direcciones distritales, para que tengan una jurisdicción más pequeña y sirvan mejor.

Senplades todavía tiene que oficializar la creación de los distritos, pero preliminarmente se habla de 139 distritos. Esta cifra no corresponde con el número de cantones del país, que son 224. La Subsecretaria de Planificación explica el porqué: “Tenemos cantones como Quito, con dos millones de personas, y otros como La Libertad, que son 3 000 personas; si hacíamos por cantones íbamos a tener un desfase. Se ha hecho este análisis y un trabajo con el nivel desconcentrado, visitando los territorios, trabajando con los alcaldes, direcciones provinciales…”.

Según la Subsecretaría de Planificación ahora están levantando la información en todo el país y elaborando un manual de procesos para definir los roles de cada uno de los niveles de gestión.

Para el 2012, el Ministerio de Salud ya contará con este nuevo esquema. “Para el plan operativo anual (POA) del 2012, se implementará a nivel nacional. No habrá pilotaje. Ya arrancamos con la desconcentración porque es fundamental”, añade Vance.

El presupuesto para el trabajo de reestructuración de este año ha sido de USD 200 000. Esto ha sido invertido en contratos temporales de expertos en procesos, en comunicación y planificación.

La Dirección de Recursos Humanos de Salud también tiene un papel fundamental en la reestructuración, aunque la idea es optimizar el recurso humano. “Nosotros no podemos proponer un modelo en el que la masa salarial del Ministerio se duplique”, explicaron las autoridades.

De todas maneras el manual de procesos arrojará más claridad sobre la necesidad de aumentar el recurso humano del Ministerio, que actualmente es de 55 000 funcionarios (18 268 son profesionales de la salud).

El 30 de junio, el equipo de planificación presentó la propuesta plurianual de presupuesto (2012-2013). Pidieron USD 27 millones. Esto tiene que ser revisado en el Ministerio Coordinador de Desarrollo Social, luego pasa a Senplades y a la Asamblea. La asignación real del presupuesto se conocerá en diciembre.

Proceso de cambio

El Ministerio de Salud en el proyecto de reforma también debe transferir competencias de salud a los municipios. Para esto se prevé contratar una consultoría externa que determine los requisitos que deben tener los municipios para asumir esta responsabilidad. Este proceso tiene plazo hasta el 2019.

Un sistema de información único es el reto que tiene la reestructuración. Esto hará que los hospitales estén conectados y que las historias clínicas de las personas estén al alcance de todos. Esto será progresivo y trabajarán con la CNT para asegurar la conectividad.

Califique
2
( votos)