Tiempo de lectura: 2' 50'' No. de palabras: 455

Máximo Torres, Juan Pablo Torres y Álex Vasco, los tres médicos implicados en la muerte de Sonia García, ya no tienen orden de prisión preventiva. Esta orden fue sustituida por la prohibición de salir del país y la obligación de presentarse semanalmente ante un juzgado.

Los doctores deberán acercarse todos los viernes a partir del próximo 20 de julio.

La audiencia de formulación de cargos se llevó a acabo ayer desde las 09:00 hasta las 15:00 y fue presidida por la jueza Sara Yépez Guillén, en el Juzgado Quinto de Garantías Penales.

Los tres médicos estaban acusados de la muerte de Sonia García, quien el pasado 21 de mayo iba a someterse a una cirugía de manga gástrica en Gastromed, pero en la operación sufrió la perforación de su aorta y murió.

Tito Yépez, abogado defensor de los familiares de García, confesó que no se siente lesionado con la decisión de la jueza. “Desde el punto de vista legal es preferible lograr más información en estado de libertad”, comentó. Con la orden de prisión que pesaba hasta ayer para los tres implicados, la Fiscalía no podía entrevistarlos. Por eso, Adolfo Moreno, abogado defensor de Álex Vasco, cree que ahora su cliente podrá mostrar su inocencia al rendir su versión en la Fiscalía.

Moreno agrega que Vasco estuvo presente en la intervención quirúrgica con la intención de aprender sobre esta operación, es decir, con fines académicos. Dijo también que su defendido no tiene ningún compromiso laboral con Gastromed.

Yépez, en defensa de García, explicó que es necesario que la Fiscalía continúe con la investigación ahora que los acusados no tienen la orden de captura. A partir de hoy corren los 80 días para que continúen con la instrucción fiscal.

Agregó que entre los aspectos que hay que esclarecer en el caso están la hora en que se realizó la intervención quirúrgica y quiénes intervinieron. Yépez señala que la fallecida, Sandra García, contrató a Máximo Torres para que realizara la operación, pero quien estuvo en el quirófano fue su hermano Juan Pablo, de 31 años.

Otra información que habría que esclarecer, según Yépez, es saber si Máximo autorizó que empezaran la cirugía sin él, y si es que sí lo hizo, conocer si esta práctica era frecuente o fue ocasional. “Lo que necesitamos conocer mediante la investigación es si los implicados son responsables por acción o por omisión”.

Califique
2
( votos)