Tiempo de lectura: 2' 1'' No. de palabras: 327

El programa Manuela Espejo será el modelo que acoja el Banco Mundial (BM) con el objeto de darle contenido y replicabilidad al estudio sobre discapacidades que realiza el organismo, principalmente en América Latina, fue la conclusión luego de la ponencia del vicepresidente de Ecuador, Lenín Moreno, sobre el desempeño de la Misión.

Un comunicado de la Vicepresidencia de la República informó ayer que “la visión del BM es que los modelos de los países desarrollados ya no funcionan, los modelos exitosos están gestionándose en los países en desarrollo, y esas experiencias deben ser aplicadas, sostuvo Hasan Tuluy, vicepresidente del BM para América Latina y el Caribe. “El BM comentó su beneplácito, creemos que es una nueva opción que hay que apoyar y adoptar en el futuro”.

Mientras tanto, Susan Goldmark, directora para Latinoamérica del BM, comentó que las buenas prácticas deben ser repetidas a escala mundial en beneficio de las personas con discapacidad. “El modelo de gestión Manuela Espejo ha generado mucho interés y nos enseña a regular la política social sobre discapacidades, por ello vamos a compartir esta valiosa experiencia...”.

Lenín Moreno, por su lado, comentó que en el BM encontró apertura para exponer el trabajo que realiza la Vicepresidencia en beneficio de las personas con discapacidad en el Ecuador.

El Vicepresidente también se reunió con el Fondo Global de Discapacidades del BM, que impulsa la propuesta regional de atención integral a personas con discapacidad, bajo la dirección de Verónica Reina.

La funcionaria manifestó su beneplácito luego de conocer en detalle la estructura del modelo Manuela Espejo expuesto por Moreno y el subsecretario técnico de la Vicepresidencia, Xavier Torres.

La iniciativa ya está presente en países como Colombia y Perú con programas pilotos, mientras Uruguay, Chile, Guatemala, El Salvador, Panamá y Paraguay acomodan su legislación para imprimirla.

Califique
2
( votos)