Tiempo de lectura: 4' 34'' No. de palabras: 595

En estos días los maestros no solo revisan los libros para preparar sus clases. También lo hacen para estudiar.

En julio, el Ministerio de Educación abrirá una nueva fase de la evaluación obligatoria de desempeño docente. Para este proceso fueron convocados 7 000 profesores de las zonas 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón) y 5 (Guayas, Santa Elena, Los Ríos, Galápagos y Bolívar).

Del 9 al 13 de ese mes, los educadores deberán rendir las pruebas internas en el área de conocimientos generales y pedagogía. En este proceso además participarán padres y estudiantes.

En la Escuela República de Chile, en el sur de Guayaquil, las maestras organizaron círculos de estudio dos veces por semana, dos horas diarias. En ese plantel fueron convocadas siete maestras, entre ellas Gianina Cárdenas.

El pasado miércoles esta profesora daba una clase de estudios sociales en el séptimo año básico. En un breve receso explicó que junto a sus colegas analizan temas de lenguaje, lógica matemática y técnicas de enseñanza. Sus herramientas son los planes de estudio de Educación Básica, aunque también revisan algunos temas que se dan en el bachillerato.

“Queremos obtener la mejor nota, por eso hacemos un repaso global. Esta evaluación es necesaria para detectar nuestros errores y así trabajar para mejorar la calidad educativa”, dice Cárdenas.

La directora del plantel, Lianela Chang, también es parte del grupo. Pero ella, al igual que las autoridades de escuelas y colegios, será evaluada del 16 al 20 de julio.

A más de las materias generales, Chang revisa temas de legislación educativa. Sobre su escritorio reposan la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI) y la Ley Orgánica de Servicio Público (Losep). “Como autoridades debemos conocer no solo lo referente al magisterio, sino también a la administración en general”.

La primera vez que el Gobierno tomó estas pruebas fue en el 2009. Los resultados no fueron óptimos. Solo dos profesores de 2 570 obtuvieron sobresaliente en el régimen Costa. Y en la Sierra, 53 de 14 000 convocados.

La maestra María Auxiliadora Carriel obtuvo ‘muy bueno’. En ese año laboraba en un establecimiento en el cantón Milagro (Guayas). Como incentivo a su calificación no solo obtuvo un bono extra de USD 900 en su sueldo, sino el traspaso a la Escuela República de Uruguay, en Guayaquil.

Algunas de sus nuevas compañeras rindieron las pruebas en el 2009. No obstante, en este año fueron convocadas nuevamente para mejorar su puntaje.

La psicóloga del plantel República de Uruguay, Amparo Andrade, cree que las pruebas son buenas. Pero considera que el proceso debe ir a la par con programas de capacitación docente.

Recientemente, el Ministerio de Educación abrió 15 600 cupos de Desarrollo Profesional Educativo (SíProfe). Lectura crítica, didáctica de ciencias naturales, matemática y pedagogía son algunos de los talleres que comenzarán en esta semana.

En los colegios los maestros también se alistan. En el Ismael Pérez Pazmiño, el rector Carlos Carrasco revisa los instructivos que encontró en el portal web de Educación. “Estas pruebas igual ponen medio nervioso al docente, porque a ciencia cierta no sabemos lo que nos van a tomar. Pero igual estamos repasando”.

En marzo el Ministerio tomó las pruebas en línea para ingresar al Magisterio. 4 800 maestros rindieron estas evaluaciones para ser considerados candidatos elegibles. Los exámenes de julio también se tomarán en línea.

Califique
2
( votos)