Tiempo de lectura: 7' 46'' No. de palabras: 1225

En el Día de la Madre, que se celebra en mayo en la mayor parte del mundo, la tendencia es hacia una maternidad cada vez más tardía y a tener un menor número de hijos, aunque en varios países de América el fenómeno que más preocupa es el de los embarazos en adolescentes.

Consolidar la carrera profesional, lograr una estabilidad económica y encontrar al compañero perfecto son los objetivos que cada vez más mujeres pretenden cumplir antes de tener su primer hijo.

El Día de la Madre es una celebración ampliamente extendida y aunque no todos los países lo celebran en la misma fecha, una mayoría lo hace en mayo, que para la tradición católica es el mes de la Virgen María, la madre de Jesús.

Lejos del sentido tan comercial que tiene actualmente esta fecha, la costumbre de honrar a la madres tiene su origen en Grecia, donde se celebraban fiestas en honor a Rhea.

El actual Día de la Madre nació en EE.UU. a principios del siglo XX, cuando Ana Jarvis, una joven de Filadelfia que perdió a su madre en 1905, promovió la celebración de un día en su memoria, iniciativa que en 1914 fue proclamada fiesta nacional.

En la mayor parte de América, el Día de la Madre se celebra el segundo domingo de mayo, y en países como Brasil se ha registrado un retraso en la edad de maternidad, según datos de 2010, que revelaron un aumento significativo de las mujeres que tienen hijos con más de 30 años, un grupo que concentra el 31,3 % de los partos.

El envejecimiento de las madres brasileñas va unido a la caída de la fecundidad, que pasó de 2,38 hijos en 2000 a 1,86 en 2010. La tasa de fecundidad también ha bajado en Paraguay de los 4,3 hijos por mujer en 1995 a 2,5 en 2008.

En Perú, la edad promedio de las mujeres para convertirse en madres pasó de 21,9 años en el 2001 a 22,2 años en el 2004, mientras que en Uruguay la edad de maternidad también se ha retrasado en la última década, al pasar de los 24 a los 28 años, y la tasa de fecundidad ha bajado de 2,5 hijos en 1996 a 1,97 en 2011.

En Chile no sólo se ha retrasado la maternidad sino que el crecimiento de su población prácticamente se ha detenido en los últimos años en 17 millones de habitantes.

Las cubanas tienen su primer hijo a una edad promedio de 24 años en el caso de mujeres que no trabajan y en el filo de los 28 en el caso de las activas laboralmente. Desde hace 30 años las cubanas no cubren el nivel de reemplazo poblacional -al menos una hija por mujer- y se ha acentuado la expectativa de familia pequeña.

Hasta 2001 las mujeres bolivianas tenían en promedio cuatro hijos pero el Gobierno estima que la cifra baje a dos para 2015.

Sin embargo, en Centroamérica y en países como Colombia, Ecuador y República Dominicana el problema que más preocupa es el de los embarazos precoces.

En Nicaragua, el 27 por ciento de las niñas entre 15 y 19 años son madres y en Panamá el 8,2 por ciento, mientras que en Guatemala la tasa de fecundidad adolescente es de 107 por cada 1.000 adolescentes entre 15 y 19 años, en El Salvador la tasa está en 82,7, y en República Dominicana en 108.

Entre las jóvenes ecuatorianas de entre 15 y 19 años más del 17 % son madres, y según datos de 2010, el 20 % de los partos fue de adolescentes de esa franja de edad.

En Colombia, cada día 19 niñas menores de 15 años alumbran un niño, y cada año 90 de cada mil adolescentes quedan embarazadas.

En Europa, donde también se celebra el Día de la Madre el segundo domingo de mayo en la mayoría de países, la edad media de las mujeres para ser madre rebasa la frontera de los 30 años.

Así en Suiza, la edad media de las mujeres para tener su primer hijo se situó en 2010 en 31,7 años, lo que representa un constante aplazamiento desde la década de 1970, cuando la primera maternidad se producía a los 27,8 años.

En España, donde el Día de la Madre se celebra el primer domingo de mayo, la edad media de maternidad se sitúa en los 31,3 años y el número medio de hijos es de 1,38, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El retraso en la maternidad es también el aspecto más relevante en Alemania. En 1990 la franja de los 23 años era la que más nacimientos registraba, frente a la de los 30 años en 2010.

Alemania es el país con el menor número de niños en Europa: sólo el 16,5 por ciento de los más de 81 millones de ciudadanos alemanes son menores de 18 años.

En el Reino Unido, el Día de la Madre se celebra el cuarto domingo de Cuaresma. Entre 2010 y 2011, el número de mujeres de 40 años y mayores de esa edad que dieron a luz aumentó en 71% en Inglaterra y Gales.

La edad de maternidad también se ha retrasado en Italia, donde la edad media de la mujer para tener el primer hijo es a los 31.

En las últimas décadas, Turquía ha vivido un rápido cambio en su estructura familiar, al bajar el número de hijos por mujer e incrementarse la edad del primer embarazo. La media de hijos por mujer se sitúa ahora en 2.

En Austria, la edad para tener el primer hijo se ha atrasado, pasando de 25,1 años en 1991 a 28,5 años de media en 2010, mientras que cada mujer tiene 1,44 hijos.

Igualmente en Grecia se ha retrasado la edad media de maternidad ya que se han reducido los embarazos entre las mujeres entre los 20 y 29 años de edad, mientras que han aumentado significativamente en el grupo de las mujeres de entre 30 y 39 años.

En Japón, uno de los países con menor tasa de natalidad, la edad media de las mujeres que dan a luz por primera vez se ha incrementado en las últimas décadas hasta los 29,7 años en 2009.

Sin embargo, en países como la India, la edad de maternidad apenas ha variado en las últimas dos décadas y oscila entre los 19 y 20 años.

En Egipto la edad de maternidad sí se ha retrasado por las difíciles condiciones económicas del país que hacen que la gente se case y tenga hijos cada vez más tarde. Y al igual que en el Líbano y en Palestina se celebra el 21 de marzo, primer día de la primavera.

Dada la difícil situación socioeconómica del Líbano y el trabajo de la mujer fuera de su casa, ésta se casa cada vez más tarde, rompiendo en cierto modo un tabú de la sociedad oriental.

En Arabia Saudí, los clérigos saudíes se oponen a cualquier fiesta que no esté mencionada en la sharía (ley islámica), incluido el Día de la Madre.

Califique
2
( votos)