Tiempo de lectura: 4' 9'' No. de palabras: 558

Ayer el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) suspendió la firma del contrato con Recapt, el ‘courier’ que ganó la puja del concurso, para manejar el sistema de agendamiento de citas médicas y atención telefónica.

La entidad decidió investigar posibles inconsistencias en el proceso de subasta, antes de concretar la adjudicación del contrato, cuyo precio referencial fue de USD 20,8 millones por dos años.

Entre las inconsistencias fue que Solnet, una de las empresas finalistas que participó en la puja, tiene su Registro Único de Proveedores (RUP) deshabilitado.

Según el portal de Compras Públicas (Incop), esta firma de Guayaquil estuvo habilitada desde el 30 de noviembre del 2011 y el pasado 8 de este mes, el día de la puja, fue deshabilitado, a las 22:37, por obligaciones pendientes con el Servicio de Rentas Internas (SRI). El Incop aclaró que el proveedor sí estuvo habilitado para la puja. En los pliegos de este concurso SIE-IESS-015-2011 se establece, en la página 9, que la inhabilitación del RUP es una de las causas para que un proveedor no pueda participar.

Karen Cedeño, encargada del área contable de Solnet, explicó ayer vía telefónica, que el estado de “inhabilitado” del RUP se debió a que “se subieron nuevas retenciones a la fuente pero ya todo está cancelado”. Según dijo, explicar esto ya no tiene sentido porque la empresa perdió el concurso. Y aseguró que en una dos horas ya constará el estado de habilitado. “Ya nos igualamos en los pagos de Seguro Social y del SRI , debíamos desde octubre (2011)”.

Antonio Parra, presidente de esta firma, también explicó que perdieron debido a una estrategia común en los procesos de puja, es decir, Recapt SA, la otra empresa finalista, ingresó su oferta en los últimos minutos. “Recapt mandó su oferta en el minuto 28 (de 30 que duró la puja) y nosotros no podíamos bajarnos más”.

Recapt ofertó USD 19,4 millones y en su caso fue USD 20,4 millones. Para Parra hay que entender que solo en costos operativos se van unos USD 15 o 17 millones en los dos años de contrato y las aplicaciones, como SMS, correo electrónico requieren de un software seguro y de calidad.

Por su parte, Miguel Villarreal, presidente de la Veeduría por la Vida del IESS, que siguió este proceso, señaló que visitaron las empresas concursantes el pasado 2 de este mes, para “constatar la infraestructura tecnológica” .

Solo cuatro de las seis empresas oferentes le permitieron ingresar a sus instalaciones. Las dos que le impidieron realizar la inspección, justamente, fueron las empresas finalistas: Recapt SA y Solnet. En la visita, el personal de estas firmas no le permitieron la entrada “por instrucciones de las autoridades del IESS”.

Villarreal señala, además, que las empresas estaban “deseando ser adjudicadas para con el anticipo (USD 3,4 millones) adquirir tecnología y contratar personal.

Esto contradice, para Villarreal, lo manifestado por Damián Gallegos, administrador del contrato del actual ‘call center’, y Henry Medrano, director del Seguro de Salud, quienes le dijeron que el anticipo no se destinaría a la compra de infraestructura.

Pero ahora con la decisión de suspender el proceso, Villarreal y el resto de afiliados temen que el servicio de agendamiento de citas se suspenda, pues el 23 se termina el contrato con Crónix.

Califique
2
( votos)