Tiempo de lectura: 9' 14'' No. de palabras: 1431

Para satisfacer las necesidades que impone la atención de los hijos de hasta 18 años de los afiliados, el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) requiere de unidades pediátricas.

Las áreas Materno Infantil y de Urgencias Pediátricas del Hospital Carlos Andrade Marín de Quito (HCAM) registran 300% más de demanda, asegura Diego Calderón, jefe de Materno Infantil.

“No estábamos preparados para recibir esta avalancha de pacientes”, dice, al recordar que los centros hospitalarios del IESS se construyeron para atender a los trabajadores. Luego tuvieron que adaptarse para recibir y atender a los hijos de las trabajadoras, garantizando el derecho hasta el primer año de vida desde el 15 de marzo de 1986. Para cumplir con eso, en el HCAM se crearon las áreas de Neonatología y Pediatría. Después, en los siguientes años, la atención de los menores se amplió hasta los 6 y 12 años.

El HCAM se fue adaptando y desde el 18 de febrero pasado brinda atención hasta los 18 años. “Las unidades de hospitalización, los centros de atención ambulatoria y hasta las clínicas privadas están enfrentando una sobredemanda por esta población”, subraya.

Solo entre abril y mayo de este año se ofrecieron más de 13 000 atenciones pediátricas a pacientes de entre 5 y 14 años en Emergencia de este hospital. Durante todo el 2010, en cambio, se atendió a 11 000 chicos.

“En dos meses ya sobrepasamos la atención de emergencias de un año. Con eso uno ya se puede hacer idea del problema”.

La decisión de atender a los hijos menores de 18 años tuvo una lógica política, para garantizar la universalización de la salud y cumplir con lo que establece la Ley de Seguridad Social, reformada por la Asamblea. Pero generó problemas operativos, pues no estaban dadas las condiciones para enfrentar este cambio.

Actualmente el IESS cuenta con 40 unidades de atención ambulatoria, 28 centros de atención ambulatoria, 4 hospitales de primer nivel, 18 hospitales de segundo nivel y tres hospitales de tercer nivel.

Para garantizar la atención de especialidades de tercer nivel de esta población, el HCAM necesita contar con médicos de todas las especialidades, en el campo de la Pediatría. Así se podría ofrecer un servicio similar al del Hospital de Niños Baca Ortiz. En esta unidad, que cuenta con especialistas de Pediatría en traumatología, cirugía cardiología, etc. se realizan unas 655 cirugías mensuales.

“Las autoridades deben hacer una reestructuración y una inversión, para crear unidades pediátricas con todas las especialidades”, agrega Calderón.

Por eso se están contratando subespecialistas hasta cubrir la demanda. “Se ha contratado un cirujano pediatra, un neurólogo y se requiere un traumatólogo para cubrir las necesidades más apremiantes”. El presidente del Consejo Directivo del IESS, Ramiro González, también reconoce que la unidad de Pediatría del HCAM, “que es de lo mejorcito del país”, se ha quedado corta ante la demanda.

Una larga espera

Debido a la sobredemanda, Andrea López, de 23 años, tuvo que esperar tres meses para conseguir un turno para que su hijo Juan Martín, de 2 años y 8 meses, que tenía un problema en el testículo izquierdo, pudiera ser operado.

Pero el acceso a la atención es lo que más agradece. Esta afiliada aporta dos años y ahora siente los beneficios de la seguridad social.

Nilda Villacrés, subdirectora de Salud del IESS de Pichincha, Esmeraldas y Santo Domingo, espera que con las remodelaciones y con las nuevas unidades que se están construyendo se compense la demanda insatisfecha. El Hospital San Francisco, por ejemplo, estará listo el 4 de diciembre.

La funcionaria sostiene que la atención a los hijos de los afiliados transparentó las necesidades de un grupo poblacional que no era cubierto por otros servicios.

“En Pichincha solo hay un hospital pediátrico, el Baca Ortiz. Después estamos nosotros, que tenemos un servicio de neonatología pediátrica porque cubríamos hasta al menor de 1 año y ahora tenemos menores de 18”.

La demanda también subió por el ingreso de los hijos de los afiliados que antes estaban en el Programa de Protección Social (PPS) del Ministerio de Salud.

“Hemos hecho un reconocimiento de pacientes que estaban en el PPS que están con hemodiálisis, para trasplante hepático renal o patologías cardíacas”.

Villacrés reconoce que la demanda de los menores de edad se ha convertido en una presión muy grande para el IESS.

Los requisitos

El derecho a las prestaciones de salud del hijo del afiliado se genera en las mismas condiciones del derecho del afiliado.

El afiliado debe acreditar por lo menos 6 meses de aportación continua antes del inicio de la enfermedad del hijo que será atendido.

Con el aporte adicional del 3,41%, se puede asegurar al cónyuge para que reciba atención en salud, sea hombre o mujer.

Los hijos de menos de 18 años de edad deben presentarse con la cédula de identidad propia y la del afiliado o afiliada.

Para recibir atención por enfermedad se debe solicitar un turno médico llamando alcall center (1800 100 000) o al 140. Para la asistencia médica se debe llamar al 161.

Los beneficiarios con derecho del Seguro General de Salud Individual y Familiar y del Seguro Campesino, también pueden atenderse en las unidades médicas privadas.

El IESS cuenta con 347 dispensarios anexos, 602 dispensarios campesinos, 40 unidades ambulatorias, 28 centros ambulatorios, 4 hospitales nivel I, 15 nivel II y tres nivel III.

El personal médico no se da abasto para la atención

Gracias a la ampliación de la atención médica, los hijos de los afiliados pueden recibir una atención que tendría un alto costo en un servicio privado. Kléber Intriago, un afiliado de Manabí, cuenta que a su hija Erika le operaron de una apendicitis. "Ya mismo cumple 18 años, pero la atendieron".

Esta intervención quirúrgica le habría costado cerca de USD 1 000 en una clínica particular.

Nilda Villacrés, subdirectora de salud del IESS de Pichincha, Esmeraldas y Santo Domingo, destaca que la atención especializada a niños y adolescentes permite detectar enfermedades de forma oportuna. "Tenemos pediatras especialistas en cardiología y se están detectando más problemas de malformaciones cardíacas, que requieren cirugías".

Los servicios de consulta externa también han crecido. Ángela Corte, de 37 años, quien vive en el Comité del Pueblo, asegura que siempre lleva a su hijo Ángel Marcelo, de 4 meses y medio, a los controles en el HCAM.

Dice que ahorra entre USD 15 y 40, que normalmente cuesta una consulta privada. A esto se suman medicinas y vacunas. "Aquí todo es gratis, pero hacen falta las vitaminas para los bebés".

Diego Calderón comenta que para cubrir la demanda de los hijos de los afiliados en consulta externa aumentaron el personal y los horarios. "Atendemos de 08:00 a 19:00 y hemos contratado a tres subespecialistas y dos pediatras. Y están solicitándose más". Hasta el 2010 había 21 médicos tratantes, 12 residentes, 21 enfermeras y 16 auxiliares.

"Estamos creciendo de acuerdo con la demanda, hemos subido un 15% de médicos". Las plazas que se aumentaron fueron para subespecialistas, cuidados intensivos, consulta externa, pero también hay médicos que se han jubilado y tienen que ser reemplazados. La demanda en consulta externa creció un 300% e n el área Materno Infantil.

En una entrevista con EL COMERCIO, González comentó que cualquier aseguradora privada conoce que el índice de siniestralidad de los niños y jóvenes, de entre 6 y 18 años, es del 2%. "Entonces cuántos jóvenes se van a atender en la Seguridad Social de ese 2%. Es decir, si tenemos un millón de historias clínicas, serán unos 20 000 jóvenes".

Calderón coincide en que esta población no se enferma mucho, pero aclara que hay patologías que son más frecuentes, como en traumatología, porque están más expuestos a los accidentes por deportes o peleas.

Otra especialidad con mucha demanda es la cirugía, especialmente por apendicitis. "Lamentablemente no hay cifras porque antes no se atendía este tipo de población. Tampoco había cirujano pediatra y las cirugías eran tan pocas que se clasificaban como "otro tipo de cirugías".
Calderón agrega que la falta de preparación en este tipo de cirugías ha hecho que el IESS tenga que comprar servicios externos.

Califique
2
( votos)