Tiempo de lectura: 10' 12'' No. de palabras: 1629

El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) impulsa la construcción y el equipamiento de 16 hospitales sin contar con informes legales y estudios completos.

De estos, 15 se prevé que sean para el IESS y, recientemente, se sumó uno más que irá para la red pública del Ministerio de Salud.

El proyecto fue presentado por la Agencia de Promoción, Comercio e Inversión de Corea (Koptra) a Ramiro González, presidente del Consejo Directivo del Seguro, el 3 de enero pasado.

Se trata de hospitales prefabricados (o modulares), instalados con estructuras de acero y otros materiales como cemento, madera y láminas de acero, lo cual acorta los tiempos de construcción. El precio del contrato es de USD 166 millones, con financiamiento surcoreano a seis años plazo y cero por ciento de interés.

El vocal de los empleadores al Consejo del IESS, Felipe Pezo, teme que se apruebe un proyecto que considera “ incompleto, débil en análisis, insuficiente en los informes y que incumple un sinnúmero de requisitos previos”.

Así lo señala Pezo en un oficio remitido el 20 de agosto pasado al Consejo Directivo del IESS y al que tuvo acceso este Diario.

En el oficio, Pezo realizó observaciones a la forma de financiamiento y los procesos precontractual y contractual del proyecto.

Sobre el financiamiento, señala que hasta esa fecha no se contaba con el informe “previo” que certificase que el IESS no disponía de los recursos para este proyecto y que, por ello, recurre al endeudamiento externo. Tampoco hay la autorización previa del Comité de Deuda, como fijan los artículos 289 y 290 de la Constitución.

El titular del Consejo Directivo, Ramiro González, minimizó estas críticas y señaló que el tema aún está en estudio. “Hemos firmado un memorando que refleja el interés de las partes para llevar adelante un proceso… pero todavía no hay absolutamente nada, porque aún no hay el permiso del Consejo”.

Sin embargo, este organismo empezó la semana pasada el análisis para la aprobación del contrato que será adjudicado a la coreana Woo Young Medical.

La selección de esta firma se realizó en mayo pasado y estuvo a cargo de Koptra, que realizó una licitación donde intervinieron únicamente empresas de ese país. El IESS participó, pero solo con veeduría.

Según el borrador del contrato al que accedió este Diario, el proyecto se cubrirá con financiamiento del Gobierno de Corea.

Pero a los cuatro meses de firmado el contrato el IESS deberá pagar USD 81,3 millones. Es decir, un 49% del total del costo de las unidades médicas. La construcción tomará seis meses e iniciará cuando el Seguro entregue los terrenos y los permisos.

Los dineros saldrán del Seguro de Salud, que este año reporta un déficit (faltante para cubrir sus necesidades) de USD 315 millones (ver compartida).

El proyecto cuenta, además, solo con una carta de intención de financiamiento, “que no garantiza la aprobación definitiva... se requiere un contrato de financiamiento previo a la autorización de la firma del contrato por parte del Consejo”, anota Pezo.

El estudio de la Coordinación Nacional de Gestión de Unidades Médicas del IESS, con fecha 2 de marzo de 2012, que sustenta la viabilidad del proyecto no presenta los estudios ambientales, topográficos y de suelos ni licencias de construcción.

Sobre esto, González dijo que una vez que se contrate a la firma, esta entregará los estudios definitivos. “Quién le va a hacer los planos definitivos antes de firmar un contrato, las cosas no funcionan así...”, dijo al señalar que se cuenta con los terrenos para ubicar los hospitales.

Pero el informe, según Pezo, es poco profundo, insuficiente y tiene inconsistencias. De hecho, en este se señala que el 78% de la demanda médica insatisfecha se encuentra en Pichincha (35%), Guayas (28%), Manabí (9%) y Azuay (6%), provincias en las cuales también se concentra la mayor población afiliada.

Si bien, el proyecto plantea ubicar casas de salud en cantones de estas provincias, también propone hospitales en otros con baja o nula demanda insatisfecha (0 y 3%) o baja población afiliada. Entre ellos, Coca, Nueva Loja, Loja, La Concordia, etc. El informe dice que son zonas con poca o deficiente presencia de instituciones de salud pública.

“Justamente se busca ubicar en los pueblos pequeños, para que no salgan a las ciudades; política seria no es decir ‘hagamos en Quito y Guayaquil porque ahí están los votos’. Hay que hacer donde necesita la gente, donde nunca ha llegado, pero eso critican”, respondió González.

El 27 de enero pasado, Damián Gallegos, subdirector de Aseguramiento de Prestaciones del Seguro General de Salud del IESS, hizo observaciones al informe. Con oficio nro. 550, pidió a María Sol Larrea, coordinadora nacional de Gestión de Unidades Médicas, “definir los lugares más idóneos para la construcción de los hospitales... hay proyectos aprobados en ejecución, por ejecutar y otros planificados en algunas ciudades que contempla el proyecto”.

Por ejemplo, en julio pasado, el IESS inauguró en la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas un hospital de 120 camas. Pese a ello, ubicará un hospital prefabricado en La Concordia, cantón de esta provincia. González indicó, sobre esto, que este cantón tiene 50 000 habitantes y ello justifica el servicio de salud.

La cronología

3 de enero 2012

Byung Ok Song, director de Koptra de Corea, presentó al IESS la propuesta para construir y equipar 15 hospitales. Para ello, propuso gestionar financiamiento de Corea.

27 de enero 2012

Con oficio 11000000.066 CD, el titular del Consejo del IESS, Ramiro González, informa que el Consejo autorizó a Fernando Guijarro, director del IESS, firmar un  memorando de entendimiento con Koptra.

30 de marzo 2012

El IESS y Kotra firmaron un convenio de cooperación, donde se anota que Kotra seleccionará a la empresa coreana para el proyecto. Y seleccionó a Woo Young Medical.

23 de agosto 2012

El Consej del IESS analiza aprobar el contrato. Los vocales de los asegurados y de los empleadores pidieron más datos antes de tratar el tema.

Casas de salud

Un  hospital irá a la red pública

El Ministerio de Salud también busca hospitales prefabricados para su red de atención médica. Para esto, prevé firmar un convenio interinstitucional con el IESS y ser parte del proyecto propuesto y financiado por el Gobierno coreano.

Según el proyecto coreano, el costo de los hospitales de primer nivel (30 camas) es de USD 300 000 cada uno y  los de segundo nivel (60 y 150 camas) cuestan entre USD 9 millones y 7,5 millones. De estos, el IESS prevé construir 10 de primer nivel y cinco de segundo nivel. Ambos tipos de hospitales prestan servicios de mediana y baja complejidades.

Médicos

El Seguro, sin  especialistas  

La falta de médicos especialistas es un problema que viven a diario jubilados y afiliados del Seguro Social.

Además de los médicos que requerirán los 15 hospitales prefabricados que el IESS construirá este año, hasta abril pasado existía  un déficit de 2 400 médicos para atender cuatro centros de salud del Seguro Social.

De estos, 800 se requerían para el recién inaugurado hospital de Santo Domingo y otro por abrir en Babahoyo; 400 para los nuevos consultorios que se ubicarán en Quito, en el ex edificio de Almacenes Rose; y 1 200 más para un hospital del día en Guayaquil.

Camas

En el IESS  faltan 2 749 camas

El financiamiento propuesto por la Agencia de Promoción, Comercio e Inversión de Corea (Koptra) permitirá que el Seguro Social cuente con un
 total de 870 camas. Esto permitirá, según el Seguro Social, cubrir el 31% del actual déficit de camas actual, que es de 2 749.

Según un informe del Seguro Social, la distribución de la nueva infraestructura hospitalaria, que prevé construir 15 hospitales prefabricados, se realiza de acuerdo con las siete zonas de desarrollo propuestas por la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades). Otro argumento es la necesidad de integración en la red pública de salud, señala el documento.

Sin recursos para salud

Redacción Sociedad

Este año el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS)  podría no contar con  los recursos suficientes para la atención médica de los afiliados y jubilados, según una comunicación de la Unidad de Presupuesto de la entidad, con  fecha 19 de julio pasado, dirigida al director de la entidad, Fernando Guijarro.

El documento anota que hasta diciembre el fondo tendrá ingresos de USD 1 333 millones, no obstante proyecta gastos por USD 1 648 millones, esto significa USD 83 millones más de lo presupuestado inicialmente. El incremento de los gastos se debe a las obras de infraestructura y mejoramiento de la red de salud  que actualmente desarrolla el IESS.

Según el informe, eso significa que al cierre del 2012, el Fondo tendrá un déficit de USD 315 millones y recomienda tomar medidas de restricción de gasto.

“De no tomar medidas correctivas inmediatas nos veremos con obligaciones de pago que no podrán ser canceladas en el presente ejercicio económico”.

Aunque el IESS dispone de fondos en otros seguros, la Ley de Seguridad Social prohíbe transferir dineros de un Seguro a otro.

La falta de recursos del Fondo se agrava, según el informe, porque el Estado no ha cumplido con el pago de las prestaciones médicas de jubilados y asegurados con enfermedades catastróficas, entre el 2002 y el 2012.

Por este concepto, el Estado adeuda solo en el 2012 unos USD 215 millones.

El documento, además, recomienda el cobro de la deuda del Estado.

Clic aquí para ver la infografía

imagen

Califique
2
( votos)