Tiempo de lectura: 2' 3'' No. de palabras: 302

La Fundación Ecuatoriana de Cuidados Paliativos (Fecupal) inauguró, la tarde del sábado, el nuevo edificio del Hospice San Camilo. El centro es un espacio para acoger a los enfermos en etapa terminal.

El Hospice, ubicado en el norte de Quito, cuenta con 25 camas. Un Hospice o Centro Residencial de Cuidados Paliativos es un lugar de acogida e internación temporal. Lo que se propone en este sitio es una asistencia total, activa y continuada de los pacientes y de sus familias por un equipo multiprofesional, cuando la expectativa médica no es la curación.

La denominación “hospice” señala un lugar intermedio entre el hospital y el hogar. Es decir que es un lugar para los enfermos y sus familias que cuenta con la capacidad científica de un hospital y el ambiente cálido de un hogar.

En este centro se atienden las necesidades físicas, psicológicas, espirituales y sociales del paciente y sus familiares.

Fecupal trabaja desde 1996 con enfermos en etapa terminal brindándoles cuidados paliativos, estos son programas de tratamiento diseñados para controlar el dolor de los pacientes desahuciados. La atención se realiza a través de métodos que no requieren mayor instrumental; básicamente se hacen con medicinas que disminuyen el sufrimiento y bastante apoyo emocional.

Para la construcción del Hospice San Camilo se recibieron donaciones de personas naturales y empresas. También se organizaron eventos como el almuerzo solidario, el 23 de junio, y la Primera Caminata Contigo Hasta el Final, a la que acudieron 1 500 personas, el pasado 20 de mayo.

Aunque ya se llevó a cabo la inauguración oficial, el centro aún requiere de ayuda económica. Para más información sobre cómo donar, visite http://www.fecupal.com o escriba a donacion@fecupal.com.

Califique
2
( votos)