Tiempo de lectura: 8' 8'' No. de palabras: 1246

Unos 2 090 pacientes que padecen enfermedades catastróficas requieren un trasplante de algún órgano o tejido en el Ecuador. De estos, 1 200 necesitan un implante renal, 800 una córnea, 70 un hígado y 20 un pulmón. Así lo registra el Organismo Nacional de Trasplantes de Órganos y Tejidos (Ontot). A estas cifras se suman los subregistros de cada hospital público y privado del país, que aún no se adhieren a la lista única de espera nacional, que hará el Ontot hasta el 2012.

Diana Almeida, directora de la entidad, explica que donar órganos de un cadáver implica salvar o mejorar la calidad de vida de al menos 20 personas .

Además, cuando se dona órganos de un cadáver se aporta con un promedio de 56 años de vida saludable a los receptores.

Pero el Ontot recibe a diario negativas por parte de los familiares de fallecidos que prefieren que “se lleven sus órganos al cielo”.

A partir de marzo 2012, cuando esté preparada la lista de espera única nacional, el cuerpo inerte de todo ecuatoriano que no haya expresado en vida su voluntad de no ser donante de alguno de sus órganos, será catalogado como un presunto donante. El donante cadavérico será devuelto a su familia, respetando su anatomía. Entre las creencias que la gente tiene para no donar están: la religión, el temor al tráfico de órganos, la transmisión de enfermedades, a través de la sangre.

En caso de donante vivo se requiere que sea mayor de edad, el órgano que dona debe tener compatibilidad biológica y características similares a las de la persona receptora.

Los mitos

El cuerpo del donante cadavérico se lo entrega deforme o no se lo entrega a su familia.La verdad es que se lo entrega respetando su anatomía, para el proceso de honras fúnebres.

La extracción de órganos y trasplantes los puede hacer cualquier persona en cualquier lugar. La verdad es que se requieren equipos altamente tecnificados.

Si tienes alguna enfermedad no puedes donar. Puede existir un paciente en espera con una enfermedad similar y que sea compatible con el donante.

La persona con muerte cerebral puede revivir en cualquier momento. Se realizan pruebas para certificar la muerte cerebral antes de proceder con la donación de órganos, tejidos o células.

Si donas un órgano en vida se disminuye la calidad de la salud. Una persona que dona un riñón o parte de su hígado en vida, puede seguir su vida normal después de la intervención quirúrgica.

A dónde ir

Para ser donante  de sangre puede acudir a cualquiera de los 29 bancos de sangre que han sido manejados por la Cruz Roja y ahora pasaron a manos del Ministerio de Salud.    

En los bancos  de sangre de hospitales públicos y privados también se dona sangre para los pacientes hospitalizados. Por ejemplo, el banco de sangre del Hospital Andrade Marín de Quito.    

Cuando una  persona fallece y sus familiares quieren donar sus órganos y tejidos deben decir a los médicos de las unidades de terapia intensiva de los hospitales públicos o privados.

En las casas de  salud hay un médico coordinador, que se contactará con el Organismo Nacional de Trasplantes de Órganos y Tejidos (Ontot).

Este ente moviliza el equipo logístico para calificar el cadáver y definir quién será el receptor.  

Más información en: www.ontot.gob.ec o llamando a las oficinas regionales de Quito, Cuenca y Guayaquil.

¿Quién puede ser donante de sangre?

El donante debe estar sano y tener, entre 18 y 65 años de edad.

Si está tomando medicina es mejor esperar a que pase su efecto en el organismo, para que pueda donar. Si tomó antibióticos 72 horas previas tampoco se recomienda que done.

Los hombres pueden donar cada cuatro meses (hasta cuatro donaciones por año) y las mujeres cada tres meses (un máximo de tres donaciones por año).

Debe al menos pesar 50 kilogramos o 110 libras.

Quienes en los últimos seis meses hayan sufrido un ataque al corazón o una operación de corazón no pueden donar sangre. Tampoco pueden donar quienes tienen tatuajes, 'piercings', un año antes de la donación.

No pueden donar quienes tienen anemia o padecieron paludismo.

Para cubrir las necesidades de sangre se requiere que del 2 al 5% de habitantes por país sea donante.

Los beneficios y efectos de donar sangre

La Cruz Roja resalta la facilidad de obtener un diagnóstico médico gratuito con cada extracción.

Con estos exámenes, que incluyen toma de presión y una prueba sanguínea, se puede detectar problemas de salud vinculados a presión arterial, anemias o virus.

El donante tendrá derecho a cinco pintas sanguíneas gratuitas para él, durante seis meses siguientes.

Sus padres mayores de 65 años, así como hermanos e hijos menores de edad, podrán acceder al 50% de descuento en dos pintas de sangre.

Las células como los glóbulos rojos, blancos y plaquetas se regeneran en un periodo de dos meses.

El donante puede recuperar su sangre al poco tiempo. Este tejido se puede renovar en 24 ó 48 horas con la debida ingesta de líquidos.

Con la donación de la sangre se salva hasta tres vidas, porque contiene plasma, plaquetas y glóbulos rojos.

Los requisitos para ser donante de órganos, tejidos y células  en vida

La donación en vida pueden hacerla las personas mayores de edad  que lo decida de forma voluntaria.

Todos pueden ser donantes, no es necesario ser joven o estar en condiciones físicas perfectas.

Debe haber compatibilidad biológica, morfológica y funcional con el paciente receptor.

El órgano que es donado debe  tener un grado de funcionamiento similar al paciente receptor.   

El receptor se determinará previamente según las características del órgano, que se quiere.

Es aconsejable  que el receptor y el donante tengan un parentesco familiar hasta el cuarto grado de consanguinidad o se trate de su cónyuge o conviviente en unión libre.

No deben existir indicios de que la persona está relacionada con redes ilegales de turismo de trasplante de órganos y tejidos. Tampoco que se haya beneficiado de un monto por la donación.

Qué características deben cumplir los donantes cadavéricos

Para que se extraigan los órganos a un donante muerto debe haber fallecido con muerte encefálica. Esta es cuando la sangre y el oxígeno dejan de llegar al cerebro y este muere.

Los ecuatorianos y los extranjeros residentes legales en el país y mayores de edad, al fallecer nos convertimos en donantes, a menos que en vida hayan expresado lo contrario.

En caso de muerte violenta de una persona, la extracción de sus órganos, tejidos y células solo podrá realizarse si no interviene en los resultados finales de la autopsia, que se efectúa.

Actualmente, todavía el personal de las Unidades de Terapia Intensiva de cada hospital deben identificar a un posible donante cadavérico, consultar a su familia y si se recibe una respuesta positiva, se realizan análisis de la calidad y funcionamiento del órgano a trasplantar y se localiza de inmediato a un paciente receptor a través de un criterio de asignación, para el trasplante.

Califique
2
( votos)