Tiempo de lectura: 4' 54'' No. de palabras: 785


Fundación Natura (FN), la primera organización que trabajó integralmente en temas ambientales en el país, cerró sus puertas luego de 35 años de operación en Ecuador. Desde el 2010 que FN le debía USD 4,5 millones a Interaseo, encargada del relleno sanitario de Quito.
 
FN estuvo encargada del relleno sanitario de El Inga y la Estación de Transferencia No. 2 Porotohuaico, en Zámbiza desde el 2007. En este año, el Distrito Metropolitano de Quito (DMQ) solicitó a los administradores de FN que colaboren en el procesamiento de los desechos sólidos de la capital. El DMQ y FN firmaron un convenio para la operación del relleno sanitario del Inga por el tiempo de 14 años. Natura estableció como administradora del proyecto a Natura Inc. bajo la total responsabilidad de Natura. Esta necesitaba soporte técnico y logístico para llevar adelante este proyecto y contrató el servicio de dos compañías internacionales para que operen el relleno sanitario y traten los lixiviados provenientes del mismo relleno, entre ellas Interaseo.
 
En ese entonces hubo desacuerdos entre los operadores y la fiscalización de la obra, lo cual llevó a que  Natura Inc., la administradora del proyecto, acumule multas de operación impuestas por el Distrito Metropolitanos que casi llegaron al millón de dólares en dos años.
 
Mediante un comunicado de prensa, el Comité de Fundación Natura anunció que: “La situación se agravó cuando asumió la nueva administración del Distrito Metropolitano de Quito, que en cumplimiento de la nueva Constitución, manifestó que el manejo del relleno sanitario debería ser operado por el mismo municipio. Por lo mismo notificó a Natura que  debería terminar el contrato, firmado para un período de 14 años, lo más rápido posible pese a que estaba en fase de afianzamiento en la operación. Esta disposición municipal se cumplió en mayo de 2010”.
 
Las multas impuestas por la fiscalización a los operadores del relleno, sumada a la continua falta de pago por parte del DMQ, llevó a Natura a una situación financiera insostenible.
 
La empresa de origen colombiano, Interaseo, interpuso una demanda a FN, en 2010, por el incumplimiento en el pago de acuerdo con el contrato inicial. En ese entonces, el ex director ejecutivo nacional, Xavier Bustamante, explicó que Interaseo no había entregado planillas desde julio del 2010 (de USD 250000 cada uno), por lo que el Municipio adeudaba esos dineros a FN. Otro rubro pendiente era el pago de USD 240 000, correspondientes a cuatro meses, que cubrirían planillas adeudadas en la Estación de Transferencia 2.
 
Por este problema, el miércoles de tarde se anunció la salida oficial de la FN. “Al ser una organización sin fines de lucro reconoció que era imposible pagar este dinero, ni siquiera proponer un plan de pagos, pues superaba cualquier proyección de ingresos”, expresaron en el comunicado.
 
Durante su operación en Zámbiza, que duró ocho años, FN logró transformar el botadero de basura en un relleno sanitario tecnificado que cuenta con un proceso en marcha de tratamiento de desechos hospitalarios. En la zona también se abrió una guardería y se implementó un programa de prevención de enfermedades y planes para erradicar el trabajo infantil.
 
Desde marzo del 2011, que FN ya no administraba los dos rellenos sanitarios. En esta fecha concluyó el plazo de un acta de mediación entre el Municipio, la Corporación de Salud Ambiental y FN. El acta modificó el contrato inicial que entregó a FN la administración de estos rellenos por 15 años. Con su salida, FN solo cumplió ocho años de gestión.
 
Mediante un comunicado de prensa, el Comité de la FN, anunció que “la Fundación por circunstancias que estuvieron fuera de su control se encuentra en la imposibilidad de continuar ejecutando estos proyectos. Por lo cual ha decidido con la responsabilidad de siempre y de acuerdo con los cooperantes, transferir la ejecución de los mismos a sus distintos socios”.
 
El fundador y ex director de la FN, Roque Sevilla, considera que el Municipio “hizo muy poco por darse cuenta de la trascendencia de la institución y que aplicó las mismas reglas como para una contratista cualquiera”. Expresó que le parecía lamentable la salida de la institución por considerarla excepcional y creada por ecuatorianos. Entre los proyectos más relevantes, Sevilla nombra la recuperación de rellenos sanitarios, el control de plaguicidas, la colaboración para la creación de la reserva Pasochoa, el liderazgo en el primer canje de la naturaleza en el mundo…

Califique
2
( votos)