Tiempo de lectura: 2' 2'' No. de palabras: 299

El funcionario del Ministerio de Salud se entregó el pasado jueves, pero las sospechas empezaron en julio del 2010. En esa fecha, una auditoría del Ministerio de Salud Pública descubrió que aparecían sumas significativas remitidas de la cuenta del Tesoro Nacional a cuentas del funcionario y sus allegados.

El informe fue remitido a la Contraloría General del Estado. Carlos Pólit, su titular, luego de analizar los documentos, consideró la existencia de un presunto delito de peculado. El informe ya fue presentado.

Durante la diligencia penal, el implicado confesó ante el Juez Vigésimo Segundo de Garantías Penales lo que había hecho y aseguró que incurrió en la falla por supuestas amenazas de las que era víctima, desde el año 2006, él y su familia.

Afirmó, además, que unos sujetos, a quienes no identificó, le obligaban a entregar la cantidad de 15 mil dólares si quería seguir viendo con vida a sus seres queridos.“Realicé las transacciones a mi cuenta aprovechando la clave del Sistema de Administración Financiera del Estado que se me confirió”, relató.

500 mil dólares del Estado fueron depositados en una cuenta del hijo del implicado, otros 300 mil en la de su esposa y otros 500 mil en una póliza en la Mutualista Pichincha. Sin embargo el perjuicio sería de USD 3,4 millones, según estimaciones iniciales de la investigación.

En el Ministerio de Salud hablan del ex funcionario y remiten a la justicia. Ana Mabel Pinto, directora nacional de Recursos Humanos de la Cartera de Estado, se niega a dar más declaraciones sobre este tema.

El delito de peculado no es nuevo en el Ecuador. En el 2009, se registraron 51 denuncias, y 50 en el 2010. Las provincias más afectadas por estafa son Guayas y Pichincha.

Califique
2
( votos)