Tiempo de lectura: 4' 24'' No. de palabras: 703

Patricia Parrales, directora del hospital Francisco de Ycaza Bustamante, y el ex jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN), Ricardo Alcívar, fueron acusados ayer del delito de homicidio inintencional por la muerte de neonatos en ese pediátrico.

Ayer, después de casi un año de investigaciones, la fiscal de Delitos contra la Vida, Margarita Neira, emitió su dictamen fiscal ante el juez tercero de Garantías Penales, Eduardo Díaz Navarrete.

Abrazados y con rostros de tristeza, los padres de seis de los 12 menores fallecidos escucharon atentos su intervención que duró casi dos horas. Fue en el auditorio de la Corte de Justicia del Guayas.

Neira responsabilizó a Ricardo Alcívar de la muerte de dos niños, por no tomar medidas a tiempo, para evitar el contagio por la bacteria serratia marcescens.

Según detalló, esta bacteria causó la muerte de cuatro de los niños aislados en la UCIN. “No era parte de su rol evitar la serratia, pero sí tenía que establecer las medidas preventivas a tiempo para evitar el contagio de los niños que estaban dentro de su área”.

En el análisis de la Fiscalía se menciona que el primero en contraer la serratia fue el niño Herrera Arreaga, quien murió tras 52 días de hospitalización. En el mismo cubículo fue atendida la niña Fernández Zambrano, quien también se infectó. Luego, los menores Cedeño Álvarez y Samaniego Torres, que también pasaron por ese cubículo, fallecieron tras presentar signos de infección.

Neira aseguró que la serratia aumenta la posibilidad de mortalidad en un 70%. “Si consideramos que los niños tenían hasta dos bacterias nosocomiales, podemos decir que no les quedaba ninguna posibilidad de vida”.

Los fallecimientos ocurrieron entre el 3 y el 15 de febrero. La información es parte del expediente 11-2011, conformado por 34 cuerpos con 4 133 fojas.

En cuanto a Patricia Parrales, la Fiscal indicó que como directora técnica del hospital “debió tomar medidas preventivas para evitar que la serratia no produzca otras muertes de niños, como ya había pasado antes”. A ella se la acusa por la muerte de cuatro niños.

Neira recalcó que Parrales no frenó el hacinamiento en la UCIN y que en su lugar adecuó la oficina del jefe del área para atender a más niños. Tampoco derivó al resto de neonatos para evitar que contrajeran la bacteria.

Además, cuestionó la falta de recursos para el hospital. El 31 de enero, el Francisco de Ycaza recibió USD 11 millones por la emergencia sanitaria. Sin embargo, el 10 de febrero le retiraron USD 7 485 000. Y para el 7 de marzo se le retiró el restante. “Es inaudito que durante una emergencia, cuando habían muerto niños, se les quite el dinero para hacer las reparaciones”, dijo la fiscal.

El tercer implicado en el caso, Leuterio Narea (jefe de Mantenimiento), recibió un dictamen de abstención. En sus declaraciones, Narea dijo que presentó un proyecto para remodelar la sala. Pero no recibió la aprobación.

Los abogados de los implicados rechazaron el dictamen acusatorio. Byron López, abogado de Ricardo Alcívar, dijo que los menores fallecieron por su delicada condición de salud. En tanto que Michael Vera, abogado de la Dirección de Salud del Guayas y defensor de Patricia Parrales, anunció que apelará al dictamen. Aunque no aclaró si Parrales seguirá en la dirección del hospital.

Por su parte, Úber Reyes, abogado de cuatro padres de los niños fallecidos, recordó el pedido de indemnización por USD 3 millones para los afectados.

El fiscal general, Galo Chiriboga, quien también asistió a la audiencia de dictamen fiscal, dijo que este caso busca evitar “la impunidad de los delitos en el país”. “Hay la prueba suficiente de que muchos de esos niños murieron por la infección de una bacteria”.

El delito de homicidio inintencional se sanciona con prisión de dos meses a tres años. El juez Eduardo Díaz deberá acoger o negar el pedido fiscal de llamar a juicio a los implicados. La audiencia se inició a las 09:00. Continuaba hasta el cierre de esta edición.

Califique
2
( votos)