Tiempo de lectura: 3' 54'' No. de palabras: 619

Enfarma, la farmacéutica estatal, será la encargada de hacer la importación de medicamentos cubanos. Carlos Guerrero, gerente de Enfarma, adelantó que las negociaciones se están haciendo con los laboratorios Quimefa y Polo Científico. Se comprarán 80 tipos de medicamentos y tres vacunas biológicas, que cuentan con un registro sanitario cubano.

El monto de esta adquisición todavía no está definido. “Estamos en negociación, hemos tomado los precios referenciales del Instituto Nacional de Compras Públicas y estamos precisando las demandas de las entidades públicas, todavía no tengo el monto exacto”, aseguró Guerrero.

Lo que si adelantó es que Ecuador comprará a Cuba medicamentos para enfermedades cardiovasculares, desordenes hormonales, diabetes, entre otros grupos farmacéuticos, que están dentro del Cuadro Nacional de Medicamentos Básicos.

La industria farmacéutica nacional reaccionó frente a estos anuncios. Juana Ramos, directora de la Cámara de Industriales Farmacéuticos Ecuatorianos (CIFE), dice que les deberían explicar los criterios para escoger esos ítems, pues en Ecuador sí se producen, por lo menos, medicinas para patologías cardiovasculares.

El principal cuestionamiento que hace el sector es la falta de registro sanitario ecuatoriano de los productos cubanos. “Esto no es una mera autorización comercial, es la declaración de idoneidad del producto, una certificación de buenas prácticas y de manufactura”, añade Ramos.

Enfarma tiene un listado de los estándares que cumple Cuba en cuanto a la producción de medicamentos. Entre ellos los certificados de Liberación Analítica de Lotes de Medicamentos y Biológicos y el de Libre Venta, pero estos son emitidos por el Centro de Control Estatal de Medicamentos (CECMED) de Cuba.

“Un registro sanitario ecuatoriano permitirá hacer un control posrregistro. Que Cuba tenga una vigilancia importante y buenos estándares, no nos podemos confiar”, insiste Ramos.

Otro cuestionamiento es que Enfarma es la empresa estatal, que se creó para la producción de medicamentos en el país y no para gestionar compras externas.

Un punto que también preocupa es la restricción que tiene Cuba en su producción. Esto, según los farmacéuticos nacionales, podría generar desabastecimiento en las unidades de salud.

Además, por tratarse de una compra directa no estará sometida a las exigencias de la licitación. En otras palabras, no tendrá obligación de cumplir con el tiempo de entrega ni asegurar la distribución a los diferentes establecimientos de salud. La entrega se realizará a las bodegas del Estado.

Diego Obando, de la Corporación Acción Vital, para el Acceso y Uso Racional de los Medicamentos, no cuestiona la calidad de los medicamentos cubanos, pero sí lo que pueda ocurrir durante el traslado de los productos. “De Cuba a Ecuador se pasa por una serie de transportes y ambientes, acá se debería hacer una recepción técnica, hecha por un químico farmacéutico”.

Al igual que Ramos insiste en la realización de un control posrregistro de los medicamentos. Esto debería ser parte de un sistema de farmacovigilancia que empieza con el reporte de la efectividad de un fármaco, que debería hacer el prescriptor o médico tratante.

“En el país se hacen controles posrregistro en casos puntuales, pero debería ser una práctica habitual para controlar más de 10 000 medicamentos que se comercializan”, dice Obando.

El Gobierno ecuatoriano hace la importación de medicamentos de Cuba en base a la reciprocidad con ese país, por las becas que los estudiantes ecuatorianos han recibido para la Escuela Latinoamericana de Medicina y por el apoyo de los médicos cubanos a la Misión Manuela Espejo.

Califique
2
( votos)