Tiempo de lectura: 1' 57'' No. de palabras: 252

Cerca de 50 enfermeras de varias provincias se concentraron ayer en la Plaza de la Independencia, en el centro de Quito. Pidieron audiencia con el presidente Rafael Correa, para exponer su rechazo a las 8 horas de trabajo que deben cumplir los profesionales de la salud.

“Se está castigando a nuestras compañeras, bajándoles el sueldo y la categoría”, manifestó Patricia Gavilánez, presidenta de la Federación Ecuatoriana de Enfermeras, haciendo referencia a la extensión de la jornada laboral.

Esta extensión del horario ya se aplica en el Área de Salud 21, en Calderón, norte de la capital.


  • Vídeo

Enfermeras protestaron en la Plaza Grande


Las enfermeras quieren seguir con la jornada de seis horas de trabajo, vigente desde 1999. Esto fue el resultado de una lucha basada en los riesgos laborales que tienen por trabajar junto al paciente hospitalario.

Mario La Torre, asesor del Presidente, recibió al grupo de enfermeras en Carondelet y prometió arreglar un encuentro entre ellas y los ministros de Relaciones Laborales y de Salud.

“Expusimos que al aumentar a ocho horas, el Ministerio de Salud nos ha discriminado porque nos bajan el sueldo en lugar de subirlo”, dice Rosa Santamaría, presidenta del Colegio de Enfermeras de Pichincha. “Si no nos solucionan el problema, vamos a la resistencia y cada lunes nos verán en la Plaza de la Independencia”.

El grupo entregó los mismos documentos que dejaron en la Presidencia en las oficinas de los ministerios de Relaciones Laborales y de Salud, y les queda pendiente la cartera de Justicia.

Califique
2
( votos)