Tiempo de lectura: 4' 56'' No. de palabras: 803

El plazo se vence hoy. El ministro de Educación, Augusto Espinosa, ofreció que este viernes se resolverían los problemas en la asignación de cupos, que se generaron por fallas en el sistema.

¿Qué ocurrió exactamente con este programa? Las pocas pistas las dio el subsecretario de Apoyo, Seguimiento y Regulación de la Educación, Wilson Ortega. En entrevista con este Diario, el funcionario reconoció que sí se hicieron varias pruebas de funcionamiento, mas no simulaciones. Este último procedimiento consiste en realizar pruebas de asignación como si fuera un caso real.

El sistema automatizado de asignación identificaba el número de inscritos, el número de cédula de los padres reconociendo los dos apellidos y el lugar de residencia del estudiante registrado.

Pero este tuvo un margen de error del 2%. Esa cifra la reveló Espinosa a los cuatro días de haberse iniciado el proceso de asignación y cuando los reclamos de los padres de familia aumentaban en la Sierra.

Cientos de padres de familia se agolparon en las direcciones distritales, Subsecretaría y Ministerio para reclamar la ubicación de las escuelas y colegios a los que les habían asignado las autoridades.

Según datos de la Cartera de Educación, hay más de 1,5 millones de estudiantes en el régimen Sierra-Amazonía y a ese número se refiere el 2% de error en la asignación. Es decir, a unos 28 000 estudiantes.

Sin embargo, para este año lectivo se inscribieron 213 271 nuevos educandos y las quejas de la mayoría de representantes se refieren, por ejemplo, a la distancia entre el plantel y el domicilio del estudiante. Además, los padres de familia se quejaron de que los hermanos no estaban agrupados en el mismo centro educativo.

Incluso hubo casos de chicos que fueron ubicados en colegios de modalidad nocturna.

Evelyn Socaso, una madre de familia, reclamaba por ejemplo que a su hijo que va a octavo de básica lo remitieron a La Libertad (centro de Quito), cuando ella reside en El Camal (sur de la capital).

Su inscripción fue receptada en el Ministerio como nueva, porque la escuela del pequeño no disponía educación básica superior.

Esos ejemplos se multiplicaron desde el viernes de la semana pasada, sobre todo, en nuevos inscritos porque quienes ya estudiaban en planteles fiscales se quedaban en la misma institución educativa.

Si bien el programa o software adquirido por el Ministerio de Educación pudo tener el margen de error, el problema de los cupos va más allá, opina Milton Luna, coordinador del Contrato Social por la Educación (CSE). "Hay hiperconcentración de planteles en unas zonas y en otras casi no existen. Este es un problema estructural más que informático", expresa.

El planteamiento de acercar los servicios de educación a la población fue del CSE. No obstante, según Luna, se propuso realizar un plan con los municipios. Menciona que pese a que en la Constitución hay una limitación de la participación de los gobiernos locales, son estos los que deberían establecer una planificación territorial en la que pueda basarse el Ministerio y su software.

El informático Rolando Galarza dice que un sistema de este tipo falla cuando "no se hacen las suficientes pruebas".

Según su punto de vista, este tipo de programas deben probarse varias veces, pero no solo para ver que funcione, sino para verificar que asigne bien los cupos. "Para eso, por ejemplo, puede recogerse una muestra, un grupo de estudiantes y hacer las pruebas como si se tratara del día en que se asignaban los cupos. Tal vez el margen de error del programa era menor (en la asignación)".

Según Luna, pese a que el modelo es innovador en la región, el proceso debía ser paulatino.

La sectorización ya se lleva a cabo en países vecinos como Colombia y Perú. Aunque en el país del norte hay planificaciones territoriales y estudios poblacionales que incluso se detallan en las páginas web de su Subsecretaría de Educación. Los estudios se basan en la distribución de planteles por barrios no por distritos y la oferta de cupos de colegios públicos, municipales e incluso particulares.

En medio de estos hechos, el ministro Espinosa pidió a los padres de familia que esperaran hasta hoy para solventar los inconvenientes.

La Cartera de Estado ofreció enviar mensajes de texto y llamar a los representantes para darles a conocer cuál será el nuevo plantel asignado. Este 2 de septiembre se inician las clases con los cursos de bachillerato. El día 5 se comenzará con educación inicial.

  • Dato:

28 000 estudiantes presentaron sus quejas de inconformidad con el plantel asignado.

Califique
2
( votos)