Tiempo de lectura: 5' 24'' No. de palabras: 887

Entrevista a Jhon Reynaga Soto. Congresista  y presidente de la Comisión de Inclusión Social del Congreso de Perú

Hoja de vida
Jhon Arquímides  Reynaga Soto nació en Huancayo, Perú, en  1974.Tiene un año en el Congreso.
Hace 11 años,  luego de sufrir un accidente y adquirir discapacidad física, lucha por los derechos de las personas con discapacidad.
Su punto de vista: “Las personas con discapacidad piden derechos, no privilegios”.

En cuatro días se reunió con el Vicepresidente Lenín Moreno y con representantes de ministerios para conversar sobre las discapacidades. ¿Cómo ve la atención que reciben las personas con discapacidad en Ecuador?

En el tema de discapacidad, Ecuador es el referente para toda Sudamérica. No solo tienen la Manuela Espejo sino que hay mayor organización en otros sectores.

¿Cómo cuáles?

Acá están agremiados por tipo de discapacidad. Eso es clave porque hay colectivos para cada discapacidad: ciegos, sordos... Cada grupo tiene una problemática distinta y al estar agrupados es mejor. También noté que hay un buen soporte de las ONG, hay una federación de ONG que está pendiente de la discapacidad.

¿Y cómo es en Perú?

En Perú somos como un sancochado. En una misma asociación están todos los tipos de discapacidades. Hace varios años fundé una organización de personas con discapacidad pero incluíamos a todo el gremio, sin clasificar. En ese aspecto estamos un poco retrasados pero desde el Congreso podríamos proponer que haya una mejor organización.

¿Qué opina de la Misión Solidaria Manuela Espejo?

Creo que esta fase que se está cerrando, de entrega de ayudas técnicas, es necesaria. Están apostando a elevar la calidad de vida de este sector vulnerable y tienen el apoyo del Vicepresidente y Presidente que es muy importante.

¿No cree que se trata de un programa paternalista?

No, porque el caso de las discapacidades es una ayuda necesaria, se requiere esa herramienta –muletas, silla de ruedas- que se vuelve parte del organismo para poder insertarse en la sociedad. Como dice Arquímides: “dame un punto de apoyo que te moveré el mundo”. Eso es lo que representa la ayuda. Ahora el problema es cuando le vuelves a dar, y a dar y ahí sí malacostumbras a las personas a no hacer nada y solo recibir.

¿En Perú van a aplicar una misión parecida?

La predisposición para hacerlo existe, ya se firmó un convenio bilateral entre los similares de Ecuador y Perú. Hay compromisos, pero ahora están en fase de barrido censal, de las encuestas en Tumbes. De ahí tocaría ver cómo se puede aplicar, qué debemos y qué no debemos hacer. Tampoco queremos crear falsas expectativas a las personas. Queremos que los peruanos también se inserten poniendo de su parte no solo esperando la ayuda del Estado.

Pero ¿cree que habría un presupuesto para montar un proyecto similar?

Con la nueva ley, que entrará en vigencia el próximo mes, hemos fortalecido el tema de educación, salud, acceso, garantizando más derechos a esta población.

¿Cuál es la población con discapacidad en Perú?

No tenemos esos datos. Contamos con el registro nacional de personas con discapacidad, que maneja el Conadis, que es el organismo que entrega los carnés. Adicionalmente tenemos encuestas de población nacional, pero la última que se hizo e incluyó el tema de discapacidad fue en 1993. El último censo que se realizó en Perú fue en el 2007 pero no incluyó la ficha de discapacidad. Eso fue una tremenda discriminación en este tema tan sensible. Es un problema no tener a ciencia cierta esos datos.

¿Qué datos se tienen?

En Perú hay 30 millones de habitantes, se estima que hay un 10% de personas con discapacidad y, según, los datos internacionales es un 15%.

¿Planean hacer un censo?

Es un poco remoto, siendo sincero ahora no es prioridad del gobierno, no dudo que más adelante va a darle presupuesto correspondiente. Ahora lo que estamos fortaleciendo es la nueva ley.

¿Y qué tiene de especial este nuevo cuerpo legal?

Que, a diferencia del anterior, creado hace casi 14 años, este incluye las sanciones por incumplimiento en temas de inclusión laboral, accesibilidad en edificios, por ejemplo en mi caso rampas, puertas un poco más anchas, baño accesible. Que podamos competir de igual a igual, no estamos pidiendo ningún privilegio.

¿En el tema educativo?

Se está priorizando que las universidades adecúen sus bibliotecas con sistemas de software hablado, Braille, que tengan dispositivos necesarios para que las personas con discapacidad puedan estudiar ahí.

¿Esta ley será suficiente para todo lo que quieren hacer?

Es que también se han modificado artículos del Código Penal, Civil, leyes orgánicas sobre educación, salud, trabajo. En total son como 15 que se han modificado para incluir el tema de discapacidades. La ley que está por entrar en vigencia es una ley revolucionaria que exige derechos fundamentales como ser humano. Nosotros no tenemos un programa como el de Manuela Espejo, que da ayudas técnicas, eso no está comprendido en la ley general; pero sí tenemos otros avances que también son relevantes para comenzar con esto.

Califique
2
( votos)